Los usuarios de redes Wi-Fi están expuestos a ataques de hackers, pero por fortuna existen maneras de protegerse. La reciente proliferación de redes Wi-Fi públicas gratuitas ofrece una enorme oportunidad a los profesionales para trabajar. La disponibilidad de estos puntos de acceso gratuitos en restaurantes, hoteles, aeropuertos, librerías e incluso algunas tiendas de venta al por menor te permite un acceso sencillo a la red y a tu trabajo. Sin embargo, esta libertad tiene un precio, y pocas personas entienden realmente los riesgos asociados a las conexiones a través de redes Wi-Fi públicas. Si aprendes a protegerte a ti mismo, podrás estar seguro de que la información importante de tu empresa permanecerá segura.

Los riesgos de una red Wi-Fi pública

Las mismas características que convierten los puntos de acceso Wi-Fi gratuitos en deseables para los consumidores los hacen atractivos para los hackers; en concreto, la ausencia de requisitos de autenticación para establecer una conexión de red. Esta característica ofrece una oportunidad increíble a los hackers para obtener acceso sin restricciones a los dispositivos no seguros de la misma red.

La mayor amenaza para la seguridad de las redes Wi-Fi gratuitas es la capacidad que tiene el hacker de interponerse entre ti y el punto de conexión. Por lo tanto, en lugar de hablar directamente con el punto de acceso, envías tu información al hacker, quien luego vuelve a transmitirla.

Cuando logra su objetivo, el hacker tiene acceso a toda la información que envías a través de Internet: correos electrónicos importantes, la información de tus tarjetas de crédito e incluso las credenciales que te dan acceso a la red de tu empresa. Con esta información, el hacker puede acceder a los sistemas, como si fuera tú, cuando quiera.

Los hackers también pueden utilizar una conexión Wi-Fi no segura para distribuir malware. Si tienes activado el uso compartido de archivos a través de una red, el hacker puede plantar fácilmente software infectado en tu computadora. Algunos hackers ingeniosos han conseguido incluso piratear el punto de conexión y provocar que, durante el proceso de conexión, aparezca una ventana emergente que ofrece una actualización de un software popular. Hacer clic en la ventana instala el malware.

La creciente popularización de las redes Wi-Fi móviles aumentará los problemas de seguridad en Internet y los riesgos que plantean estas redes. Sin embargo, eso no significa que no debas usarlas y tengas que limitarte a tu escritorio. La gran mayoría de los hackers persiguen objetivos fáciles, y adoptar unas cuantas precauciones debería bastar para mantener tu información segura.

Utiliza una red privada virtual (VPN)

Debes utilizar una conexión de red privada virtual (VPN) si te conectas a tu empresa a través de una conexión no segura, como un punto de acceso Wi-Fi público. Incluso si un hacker logra interponerse en tu conexión, los datos estarán cifrados de forma segura. Como la mayoría de los hackers persiguen objetivos fáciles, probablemente descartarán la información robada en lugar de someterla a un largo proceso de descifrado.

Utiliza conexiones SSL

Es poco probable que tengas una conexión VPN disponible para la navegación general por Internet, pero puedes agregar una capa de cifrado a tu comunicación. Activa la opción "Usar siempre HTTPS" en los sitios web que visitas con frecuencia o que requieren que ingreses algún tipo de credenciales. Recuerda que los hackers saben que la gente reutiliza las contraseñas, por lo que puede ocurrir que utilices el mismo nombre de usuario y contraseña en un foro y para acceder a tu banco o red corporativa, y enviar estas credenciales sin cifrar podría servirle a un hacker inteligente. La mayoría de los sitios web que requieren una cuenta o credenciales disponen de la opción "HTTPS" en alguna parte de su configuración.

Desactiva la función de uso compartido

Cuando te conectas a Internet en un lugar público, es poco probable que quieras compartir algo. Puedes desactivar la función de uso compartido de recursos en las preferencias del sistema o en el Panel de control, según tu sistema operativo. También puedes dejar que Windows desactive la función por ti: para ello, elige la opción "Pública" la primera vez que te conectes a una nueva red no segura.

Desactiva la conexión Wi-Fi cuando no la necesites

Incluso si no te has conectado en forma activa a una red, el hardware Wi-Fi de tu computadora sigue transmitiendo información a cualquier red dentro de su alcance. Existen medidas de seguridad para evitar que esta comunicación menor te ponga en peligro, pero no todos los enrutadores inalámbricos son iguales y los hackers pueden ser bastante inteligentes. Si solo usas tu computadora para trabajar en un documento de Word o Excel, mantén la conexión Wi-Fi desactivada. Además, tu batería durará mucho más.

Mantente protegido

Incluso las personas que adoptan todas las medidas de seguridad posibles para usar una red Wi-Fi pública tienen problemas de vez en cuando. Simplemente es parte de esta era de la interconexión. Por eso, es fundamental tener instalada y en funcionamietno una solución de seguridad en Internet eficaz. Estas soluciones pueden ejecutar un análisis de malware de forma constante en tus archivos y examinan siempre los nuevos archivos a medida que se descargan. Las mejores aplicaciones de seguridad para consumidores también ofrecen soluciones de protección empresarial, por lo que te podrás proteger mientras estás afuera y proteger los servidores de la oficina al mismo tiempo.

En la vida de cualquier viajero de negocios llega un momento en que un punto de acceso Wi-Fi no seguro, gratuito y público es la única conexión disponible, y necesita trabajar en ese momento. Comprender los riesgos de las redes Wi-Fi públicas te permite estar seguro de que los datos importantes de tu empresa no se conviertan en otra estadística de pirateo.

Otros artículos y enlaces relacionados con redes Wi-Fi públicas