En 2014, la Federación de Consumidores Estadounidenses realizó una encuesta entre organismos de consumidores que señaló el robo de identidad como el reclamo más recurrente que reciben. A pesar de la prevalencia de este problema y del perjuicio que pueden causar los ladrones de identidad, numerosas personas no saben con certeza qué deben hacer si se convierten en víctimas de este delito. Sigue esta guía paso a paso de lo que debes hacer si roban tu identidad.

1) Descubre el origen

Antes de resolver el problema, es importante averiguar el origen del ataque. Aunque el robo de identidad tradicional involucraba a criminales que hurgaban en la basura para obtener información personal a partir de recibos o facturas de tarjetas de crédito, los ladrones ahora se centran en los servicios en línea populares. Los sitios web de bancos, tiendas en línea e, incluso, sitios de citas, contienen gran cantidad de información sobre consumidores.

Apenas te des cuenta de que fuiste víctima de este delito (por ejemplo, alguien abrió cuentas de crédito con tu nombre, realizó compras sin tu consentimiento o modificó tu información de contacto registrada en organismos de gobierno), reflexiona sobre tu actividad reciente en línea. ¿Respondiste algún correo electrónico, aparentemente de una institución financiera, que señalaba que tu cuenta había sido suspendida o estaba en proceso de revisión? ¿Descargaste algún reproductor de video o archivo multimedia como archivo adjunto en un mensaje de una persona que no conocías? ¿Algún sitio de comercio electrónico que usas con frecuencia fue víctima de un ciberataque? Cualquiera de estos hechos puede generar una vulnerabilidad que los criminales pueden aprovechar.

Para limitar el riesgo de exposición, procura iniciar sesión en sitios web de bancos usando solo una conexión segura, no guardes información de tus tarjetas de crédito en línea y ten cuidado con la información que proporcionas en cualquier sitio de citas. Además, evita utilizar cuentas vinculadas y contraseñas similares para impedir que los cibercriminales correlacionen tu información. También es fundamental que ejecutes una solución antivirus confiable, puesto que la detección y la eliminación de programas maliciosos anula sus amenazas.

2) Comienza a realizar llamadas

Después de descubrir el robo, comienza a realizar llamadas. Empieza por cualquier empresa donde se haya dado un incidente de fraude, como el emisor de tu tarjeta de crédito o tu banco. Solicítales que cierren o congelen tus cuentas y modifica tu información de nombre de usuario y contraseña. A continuación, comunícate con una de las tres principales oficinas de crédito:

Solicita un informe de crédito y configura una "alerta de fraude" en tus cuentas por un plazo de 90 días. Después de hablar con cualquiera de estos organismos, tienen la obligación de informar a los otros dos. A continuación, denuncia el robo de identidad a la Comisión Federal de Comercio (FTC) y presenta una denuncia en tu departamento de policía local.

3) Protege todos los flancos

Las empresas privadas y los organismos gubernamentales a menudo actúan con rapidez para ayudarte después de un incidente de robo de identidad mediante el bloqueo de cuentas o la emisión de un nuevo documento de identidad. Sin embargo, después del desastre inicial, puedes experimentar consecuencias a largo plazo debido al robo de identidad; tus datos personales pueden ser utilizados para presentar declaraciones de impuestos fraudulentas en el ejercicio siguiente, o incluso, varios años después del hecho. Los cibercriminales pueden aprovechar tu número de la seguridad social para trabajar en otros estados o adquirir nuevos servicios de crédito que no pretenden pagar. Es por ello que, en el futuro, puedes enfrentar problemas de crédito o financiamiento.

Procura mantenerte atento a tus informes de crédito después del período de 90 días e informa siempre de inmediato sobre cualquier detalle fraudulento. Si la situación es muy grave, puedes solicitar un nuevo número de seguridad social. Además, debes tratar de limitar la cantidad de servicios de crédito que usas a fin de reducir el impacto del robo de identidad a largo plazo. Con solo una o dos tarjetas de límite bajo, será fácil identificar las actividades sospechosas.

4) Protege tu futuro

Si los criminales roban tu identidad y la usan para abrir cuentas fraudulentas o realizar compras grandes, puedes enfrentar problemas legales. Con frecuencia, las empresas defraudadas informan de sus pérdidas a cobradores privados, que te llamarán a ti o a tus parientes para cobrar la deuda de "tus" compras. En julio de 2015, el 31 % de los reclamos presentados a la Oficina de Protección Financiera del Consumidor estuvo relacionado con apremios de cobradores. Varios de ellos manifestaron una conducta agresiva. La FTC recomienda redactar una carta que explique la situación y adjuntar toda correspondencia, registros, informes policiales y de crédito relevantes.

Si no actúas con rapidez después del incidente, algunas empresas de tarjetas de crédito y establecimientos comerciales pueden tratar de responsabilizarte por los cobros a tu nombre. Por ello, es conveniente que te comuniques con los emisores de tarjetas de crédito, bancos y otras instituciones tan pronto como te des cuenta del robo, y procura mantener un registro de todas las llamadas telefónicas, cartas y solicitudes de información relevantes.

Además de saber cómo y cuándo reaccionar, es importante que tomes medidas de prevención: adopta hábitos de navegación segura en Internet, instala soluciones antivirus y de seguridad en Internet eficaces, crea contraseñas seguras y limita el uso de crédito. Aunque todo lo que hemos señalado puede parecerte un poco abrumador, vale la pena saber lo que tienes que hacer si alguien roba tu identidad. Los consejos anteriores pueden ayudarte a reducir los perjuicios y reanudar tu vida normal.

Otros artículos y enlaces relacionados con estafas en línea