La red de Internet es enorme. Millones de páginas web, bases de datos y servidores se ejecutan de manera ininterrumpida. Sin embargo, la famosa Internet "visible" (los sitios que puedes encontrar usando motores de búsqueda como Google y Yahoo) es solo la punta del iceberg. Bajo la superficie, se esconde la web profunda, que representa aproximadamente el 90 % de todos los sitios web. Como señaló ZDNet, esta web oculta es, de hecho, tan grande que es imposible determinar con exactitud cuántas páginas o sitios están activos en un momento dado. Esta web fue en el pasado el campo de batalla en el que se daban cita los hackers, las fuerzas de seguridad y los criminales. No obstante, con las nuevas tecnologías, como software de cifrado y anonimato basado en navegador, como Tor, ahora cualquier persona puede internarse en las profundidades, si así lo desea.

Definición de web profunda u oculta

Existen varios términos para referirse a la web no visible, pero vale la pena conocer sus diferencias si tienes previsto salirte del camino conocido. Según PC Advisor, el término "Web profunda" hace referencia a todas las páginas web que los motores de búsqueda no pueden identificar. El término "Web oculta" también se refiere a sitios que esconden una intención criminal o albergan contenido ilegal, así como a sitios "comerciales" donde los usuarios pueden comprar bienes o servicios ilícitos. En otras palabras, el término "Profunda" contempla todo lo que hay bajo la superficie y resulta accesible si se cuenta con el software adecuado, incluida la web oculta. Existe un tercer término, "Internet oculta", que se refiere a sitios y bases de datos que no están disponibles a través de conexiones a Internet públicas, incluso si usas Tor. Los sitios de la red de Internet oculta a menudo son utilizados por empresas o investigadores para mantener la privacidad de la información confidencial.

Aunque muchos medios utilizan los términos "Web profunda" y "Web oculta" indistintamente, cabe señalar que gran parte del contenido de la web profunda es benigno. Todo, desde publicaciones de blog en revisión y nuevos diseños de páginas web todavía en fase de prueba hasta las páginas de banca en línea a las que accedes, forma parte de la Web profunda y no plantea amenaza alguna para tu computadora o tu seguridad en general. Como ilustra CNN Money, los grandes motores de búsqueda son como botes pesqueros que solo pueden "atrapar" sitios web cercanos a la superficie. Todo lo demás, desde boletines académicos hasta bases de datos privadas y contenido más ilícito, queda fuera del alcance.

Acceso

La mayoría de quienes desean acceder a la web profunda usa Tor, un servicio desarrollado originalmente por el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos. Piensa en Tor como un navegador web semejante a Google Chrome o Firefox. La principal diferencia es que, en lugar de tomar la ruta más directa entre tu computadora y las zonas profundas de la web, Tor utiliza una ruta aleatoria de servidores cifrados, también conocidos como "nodos". Esto permite a los usuarios conectarse a la web profunda sin temer que sus acciones sean registradas o que el historial de su navegador quede expuesto. Los sitios en la web profunda también utilizan Tor (o un software similar, como I2P) para mantener su anonimato, es decir, que no se puede averiguar quién los administra ni dónde se alojan.

Numerosos usuarios aprovechan actualmente Tor para navegar en la red de Internet pública y en la profunda. Unos sencillamente no quieren que los organismos estatales o incluso los proveedores de servicios de Internet (ISP) sepan lo que buscan en línea, y a otros no les queda otro remedio; este es el caso de los usuarios de países con permisos de acceso y leyes de uso muy restrictivos, que a menudo no pueden acceder ni siquiera a sitios públicos, a menos que usen clientes Tor y redes privadas virtuales (VPN). Lo mismo ocurre en el caso de personas que critican a sus gobiernos y a aquellas que se manifiestan abiertamente en contra, pues temen represalias si sus identidades reales son reveladas. Es indudable que el anonimato conlleva un aspecto oscuro, puesto que los cibercriminales y hackers maliciosos también prefieren actuar en la sombra.

Uso correcto y uso indebido

Para algunos usuarios, la Web profunda ofrece la oportunidad de evitar las restricciones locales y acceder a servicios de televisión o películas que quizás no estén disponibles en sus áreas locales. Otros se internan en las profundidades para descargar en forma ilegal música o películas aún no estrenadas en las salas de cine. Por otra parte, en la zona oculta de la web, las cosas pueden dar miedo, ser salaces o resultar simplemente extrañas. Por ejemplo, como señaló The Guardian, en la web oculta se puede conseguir información de tarjetas de crédito por tan solo unos cuantos dólares el registro, y ZDNet señala que todo, desde documentos de ciudadanía falsificados hasta pasaportes, e incluso servicios de asesinos a sueldo, está disponible si sabes dónde buscar. La web oculta también permite obtener información personal y aprovecharla para chantajear a usuarios comunes de Internet. Piensa en el reciente ataque Ashley Madison, que permitió la venta de grandes cantidades de datos de cuentas, incluidos nombres reales, direcciones y números de teléfono, en la web oculta. Esto demuestra que, aunque no navegues en las aguas turbias de la web oculta, puedes correr el riesgo de ser víctima de chantaje (o algo peor) si los sitios que visitas con regularidad son pirateados.

Las drogas ilícitas constituyen otro atractivo popular de la web oculta. Como señaló Motherboard, en el mercado de las drogas la Ruta de la Seda (que se ha cerrado, reemplazado, vuelto a cerrar y rebautizado) se ofrece cualquier tipo de sustancia en las cantidades deseadas. Por otra parte, Business Insider, describe en detalle algunas de las cosas extrañas que puedes encontrar en la web profunda, como un kit de autovasectomía y búsquedas del tesoro virtuales que culminan en el "buscador" respondiendo a un teléfono público de Nueva York a las 3 de la mañana.

Riesgos reales

Gracias al uso de herramientas de cifrado y anonimato por parte de usuarios y sitios web, no existe prácticamente presencia de las fuerzas de seguridad en la web oculta. Este hecho permite encontrar de todo, incluso material que trasciende los límites del buen gusto y la decencia. Entre este material, se incluye contenido "para adultos" ofensivo e ilegal que puede traumatizar de por vida a quienes lo visualizan. Por ejemplo, según un reciente artículo de Wired, el 80 % de los resultados de búsqueda devueltos en la web oculta corresponde a contenido de pedofilia y pornografía infantil. En este sentido, la idea de la web oculta como un refugio de privacidad se pierde y se impone la idea de que, si optas por internarte en las profundidades, debes restringir siempre el acceso a tu dispositivo con Tor para que tus hijos u otros parientes no corran el riesgo de toparse con algo que nadie debería ver. Si te interesa, visita la web oculta, pero te aconsejamos que no permitas que los niños ingresen en ella; además, navega con cautela, pues las profundidades son peligrosas.