La seguridad de las redes inalámbricas es un tema que a menudo se delega a técnicos expertos, pero en realidad cualquier persona que use una de estas redes debe estar familiarizada con consejos de seguridad básicos que le permitan no ser blanco de hackers al usar una conexión Wi-Fi. La seguridad inalámbrica es un tema esencial, porque cuando usas una red inalámbrica no segura, prácticamente cualquier persona puede interceptar tu tráfico de Internet.

Cuando estás en casa

Cuando estás en casa, puedes tomar algunas precauciones para tener una seguridad de red inalámbrica sólida. El paso más importante para proteger tu red doméstica es activar el protocolo de acceso inalámbrico protegido (WPA) en tu red. El WPA es un estándar de la industria que asegura que, cuando estás conectado a tu router, otras personas no puedan analizar tu tráfico y obtener información. A pesar de que deberás revisar el manual de tu router para saber cómo hacer esta tarea, los equipos actuales suelen tener una opción que te permite activar el cifrado inalámbrico con solo presionar un botón. Además de activar el cifrado de tu red inalámbrica, es muy importante instalar software de seguridad en Internet en las computadoras de tu familia para proteger todos los dispositivos de amenazas de la red. Al juntar el software antimalware, antispam y de control parental de tu familia en un solo paquete, disminuyes los problemas de confiabilidad y facilitas la administración de las herramientas. Es importante señalar que el cifrado inalámbrico solo te protege de los hackers que ven tu tráfico de Internet. Cuando te conectas a una red inalámbrica segura, aún sigues expuesto a malware, spam y otras amenazas digitales dañinas.

Otra herramienta para protegerte de las amenazas de Internet es usar un firewall. Un firewall no es más que una herramienta de seguridad que controla qué aplicaciones tienen acceso a Internet y qué conexiones tienen permitido acceder a tu computadora. Normalmente, los firewalls están programados para reconocer las amenazas automáticamente, lo que significa que, por lo general, son fáciles de usar y no te molestarán mientras usas tu computadora a diario.

Cuando usas cualquier tipo de Wi-Fi público, se aplican las mismas precauciones. Además de tener instalado un software de seguridad sólido, otra medida de seguridad clave es evitar el uso de sitios web bancarios u otros sitios donde guardes información confidencial, debido a que las personas malintencionadas pueden interceptar el tráfico Wi-Fi público con facilidad. Para ayudar a mejorar la seguridad inalámbrica de todos los usuarios de Internet, la Fundación Fronteras Electrónicas (EFF) creó HTTPS Everywhere, que te permite cifrar el tráfico en varios sitios web populares como Facebook, Gmail, Yahoo y muchos más. La ventaja principal de usar HTTPS Everywhere es que, aunque muchos sitios web tienen tecnología de cifrado en sus servidores, a menudo está desactivada por razones técnicas. HTTPS Everywhere ayuda a los usuarios de Internet a solucionar esta limitación al enviar automáticamente una solicitud para activar el cifrado cuando se entra a un sitio web compatible.

Escoge tu solución correcta

A pesar de que escoger una solución de seguridad puede ser abrumador, puedes usar una descarga gratis de antivirus para evaluar tus opciones. En definitiva, deberías escoger una solución de seguridad de un proveedor confiable que se especialice en seguridad: las amenazas digitales evolucionan a un ritmo muy rápido, lo que hace imposible que un generalista se mantenga al tanto de las últimas tendencias. Aunque la seguridad de redes inalámbricas puede ser un tema atemorizante, al mezclar consejos de sentido común junto a un software de seguridad de buena calidad, puedes protegerte de la mayoría de las amenazas.


Otros artículos y enlaces relacionados con la seguridad en Internet