Un troyano es un tipo de malware disfrazado de software legítimo. Los cibercriminales a menudo lo utilizan para robar datos privados, espiar a los usuarios y obtener acceso no autorizado a los sistemas. Si has seguido el panorama informático y de seguridad en Internet durante la última década, te sonará el término "virus troyano". Si bien es posible que ya sepas que este tipo de malware es muy peligroso, de lo que quizás no seas consciente es de lo que puede hacer a tu computadora, cómo puede ingresar en tu equipo y cómo evitarlo. Si comprendes de verdad lo que es un troyano y su manera de actuar, estarás convenientemente preparado para evitar estos tipos de malware peligrosos.

¿Qué es un virus troyano?

El término "virus troyano" no es totalmente preciso, pero se suele usar en lugar del término más correcto, "Troyano". Un virus infecta los archivos normales de una computadora, se apodera de uno específico y lo corrompe en el proceso. A continuación, el virus intenta propagarse a otros equipos infectando otros archivos. Por el contrario, los troyanos son programas en sí mismos que no necesitan corromper otro archivo para hacer el trabajo sucio. Además, no se propagan a otros equipos; se limitan a infectar solo un equipo por vez. Sin embargo, no te dejes engañar; los peores troyanos son tan perniciosos como cualquier virus informático.

Cómo funcionan los troyanos

Al igual que la antigua historia del Caballo de Troya, el malware troyano se presenta como algo que deseas. A menudo se disfraza de programa de software gratuito o de archivo adjunto de correo electrónico y, tras otorgarle permiso para instalarse en el equipo, abre las puertas de entrada.

Una vez que el troyano obtiene acceso a tu computadora, puede hacer prácticamente de todo, pero el objetivo de la mayoría de estos tipos de malware es lograr el control total de tu PC. Como resultado, todo lo que hagas en la computadora es registrado y enviado a un servidor especificado por el troyano, lo que puede resultar particularmente peligroso si usas tu PC para realizar transacciones financieras, puesto que el troyano enviará tu información de tarjeta de crédito y de banca a personas cuyo objetivo utilizarla o venderla. Los troyanos también pueden utilizarse para convertir tu computadora en un equipo "zombi", para permitir a un hacker usarla, junto con tu conexión a Internet, para lanzar ciberataques en todo el mundo.

Cómo protegerte

Los troyanos reciben ese nombre porque necesitan tu autorización para ejecutarse en la computadora, ya sea cuando ejecutas tú mismo el programa o cuando abres un documento o imagen que luego ejecutan el programa. Si tienes esta característica en cuenta, la primera (y la mejor) defensa contra los troyanos es no abrir nunca un archivo adjunto de correo electrónico ni ejecutar un programa si no estás totalmente seguro de la fuente, lo que incluye todos los archivos descargados de programas o sitios web de transferencia de archivos entre pares. Sin embargo, esto raramente es posible en el mundo interconectado actual, por lo que debes implementar algunas medidas de seguridad más específicas.

Mantén tu software actualizado siempre. Este consejo es doblemente válido para programas importantes, como el sistema operativo y el navegador. Los hackers aprovechan las brechas de seguridad conocidas en estos tipos de programas que pueden ayudar al troyano a actuar, pero aunque el proveedor corrija estas vulnerabilidades no servirá de nada a menos que mantengas tu software actualizado. Procura tener siempre activo un firewall para mantener tu conexión a Internet lo más segura posible. Los firewalls de software y hardware son excelentes para controlar el tráfico de Internet malicioso y, a menudo, pueden impedir que los troyanos se descarguen en tu computadora.

Todas estas medidas son útiles, pero para contar con verdadera seguridad, debes instalar un programa de software antivirus o de eliminación de troyanos. Este programa, si lo mantienes actualizado, analiza tu sistema para comprobar que no hayas descargado un troyano, y comprueba automáticamente todos los programas y archivos que ejecutas para garantizar su seguridad. Existen programas gratuitos de eliminación de troyanos, pero pocos de ellos se actualizan con regularidad y algunos son, de hecho, troyanos. Para ofrecer la mejor seguridad a tu computadora, elige un programa de software antivirus de marca que te ofrezca una prueba gratuita. Esa prueba te permitirá observar las ventajas de dicho programa antes de adquirirlo. Con frecuencia, estos programas forman parte de un paquete de seguridad total, pero te permiten especificar el tipo de protecciones que necesitas y deshabilitar otras funcionalidades.

Mantener tu computadora a salvo de troyanos no tiene por qué ser una tarea tan difícil. Si sigues algunas reglas sencillas de seguridad en Internet e instalas una solución de seguridad potente, puedes tener la certeza de que tu computadora estará protegida de la gran mayoría de troyanos y otros tipos de malware en circulación.

Otros artículos y enlaces relacionados con virus troyanos