DEFINICIÓN DE SEGURIDAD

La ingeniería social es un conjunto de técnicas que usan los cibercriminales para engañar a los usuarios incautos para que les envíen datos confidenciales, infecten sus computadoras con malware o abran enlaces a sitios infectados. Además, los hackers pueden tratar de aprovecharse de la falta de conocimiento de un usuario; debido a la velocidad a la que avanza la tecnología, numerosos consumidores y trabajadores no son conscientes del valor real de los datos personales y no saben con certeza cuál es la mejor manera de proteger esta información.

Cómo funciona la ingeniería social y cómo protegerte

Casi todos los tipos de ataques conllevan algún tipo de ingeniería social. Por ejemplo, están los clásicos correos electrónicos de "phishing" y estafas de virus, con un gran contenido social. Los correos electrónicos de phishing intentan convencer a los usuarios de que su origen es legítimo con la esperanza de que obtener información personal o datos de la empresa, por insignificante que parezcan. Por otra parte, los correos que contienen archivos adjuntos con virus a menudo aparentan provenir de contactos confiables u ofrecen contenido multimedia que parece inofensivo, como videos "divertidos" o "tiernos".

En algunos casos, los atacantes utilizan métodos más simples de ingeniería social para acceder a una red o computadora. Por ejemplo, un hacker puede frecuentar el comedor público de un gran edificio de oficinas, buscar usuarios que estén trabajando en sus tablets o computadoras portátiles y mirar los dispositivos por encima de su hombro. Con esta táctica pueden conseguir una gran cantidad de contraseñas y nombres de usuario, todo sin necesidad de ni enviar un solo correo electrónico de ni escribir una línea de código de virus. Otros ataques requieren una comunicación real entre el atacante y la víctima; en estos casos, el atacante presiona al usuario para que le otorgue acceso a la red con el pretexto de un problema grave que es necesario resolver de inmediato. Los atacantes utilizan en igual medida la rabia, la culpa y la tristeza para convencer a los usuarios de que necesitan su ayuda y no pueden negársela. Para terminar, es importante prestar atención a la ingeniería social como un medio para crear confusión. Numerosos trabajadores y consumidores no se dan cuenta de que, con solo un poco de información (como el nombre, la fecha de nacimiento o la dirección), los hackers pueden acceder a múltiples redes haciéndose pasar por usuarios legítimos o miembros del personal de TI. Después de lograrlo, les resulta fácil restablecer contraseñas y obtener acceso prácticamente ilimitado.

La protección contra la ingeniería social comienza con la educación; los usuarios necesitan aprender que no deben hacer nunca clic en enlaces sospechosos y siempre deben proteger sus credenciales de inicio de sesión, incluso en la oficina y en el hogar. Sin embargo, si las tácticas sociales logran su objetivo, el resultado probable es una infección por malware. Para combatir los rootkits, troyanos y otros bots, es fundamental implementar una solución de seguridad de Internet de alta calidad que sea capaz de eliminar infecciones y rastrear su origen.

Otros artículos y enlaces relacionados con la ingeniería social