En el mundo de la informática, el cifrado es la conversión de datos de un formato legible a un formato codificado, que solo se pueden leer o procesar después de haberlos descifrado.

El cifrado es el elemento fundamental de la seguridad de datos y es la forma más simple e importante de impedir que alguien robe o lea la información de un sistema informático con fines malintencionados.

Utilizado tanto por usuarios individuales como por grandes corporaciones, el cifrado se usa ampliamente en Internet para garantizar la inviolabilidad de la información personal enviada entre navegadores y servidores.

Esa información podría incluir todo, desde datos de pagos hasta información personal. Las empresas de todos los tamaños suelen utilizar el cifrado para proteger los datos confidenciales en sus servidores y bases de datos.

La necesidad del cifrado

Más allá de la ventaja obvia de proteger la información privada contra robos o amenazas, el cifrado también ofrece un medio para demostrar tanto la autenticidad como el origen de la información. Se puede utilizar para verificar el origen de un mensaje y confirmar que no ha sufrido modificaciones durante la transmisión.

La clave de entrada

Lo esencial del cifrado es el concepto de algoritmos de cifrado y “claves”. Cuando se envía información, esta se cifra mediante un algoritmo y solo se puede descodificar con la clave apropiada. Una clave puede almacenarse en el sistema de recepción, o bien, transmitirse junto con los datos cifrados.

Métodos

Se utilizan una serie de métodos para codificar y descodificar la información, y dichos métodos evolucionan a medida que el software informático y los métodos de intercepción y robo de información cambian. Estos métodos incluyen lo siguiente:

  • Cifrado de clave simétrica: también conocido como algoritmo de clave secreta, es un singular método de descodificación de mensajes que debe ser provisto al receptor antes de que el mensaje se pueda descodificar. La clave que se usa en la codificación es la misma que se utiliza en la descodificación, lo que resulta más conveniente para los usuarios individuales y los sistemas cerrados. De lo contrario, se le tiene que enviar la clave al receptor, lo que aumenta el riesgo de alteraciones en caso de que terceros, como un hacker, la intercepten. La ventaja es que este método es mucho más ágil que el método asimétrico.
  • Criptografía asimétrica: este método utiliza dos claves diferentes (pública y privada), que están vinculadas entre sí matemáticamente. Las claves son solo números extensos vinculados entre sí, pero no son idénticos, de ahí el término asimétrico. La clave pública se puede compartir con cualquier persona, mientras que la clave privada debe mantenerse en secreto. Ambas se pueden usar para cifrar un mensaje, y la clave opuesta a la que se emplee para cifrarlo se utiliza luego para descodificarlo.

Artículos relacionados:

Productos relacionados: