El diagnóstico de los problemas de conexión a Internet parece un trabajo para un detective profesional. Hay muchas causas posibles, desde problemas con tu dispositivo hasta fallas del enrutador o el proveedor de Internet. Existen procesos para identificar al responsable y solucionar el problema mediante algunos pasos sencillos.

¿Es el enrutador el responsable?

La primera respuesta (y la más simple) suele ser una que todos conocen: reinicia el enrutador y el módem. Esto resuelve muchos problemas básicos y solo toma algunos minutos. Si lo anterior no funciona, debes asegurarte de que el enrutador y el módem funcionen correctamente.

Primero, revisa las luces ubicadas en la parte frontal del módem y del enrutador para determinar si los dispositivos están recibiendo señal. Al menos uno de estos dispositivos debería tener una luz con el nombre "Internet", la cual debe estar prendida con el color habitual y permanecer fija o intermitente, según el modelo. Si pareciera que la luz sigue un patrón, consulta la documentación del enrutador para averiguar si la secuencia indica algo en particular.

Si tienes problemas para establecer la conexión Wi-Fi, asegúrate de que el enrutador tenga acceso a Internet conectando directamente el cable LAN a la computadora. Si crees que el módem no está funcionando, conéctalo a la computadora con el cable que normalmente utilizas con el enrutador. En ambos casos, la computadora debería conectarse a Internet. Si el módem no tiene conexión a Internet, el siguiente paso es comunicarte con tu proveedor de Internet.

Si el módem tiene conexión, pero el enrutador no, es posible que debas actualizar el firmware del enrutador o cambiar la configuración. Estos procesos varían según cada enrutador, por lo que debes consultar su documentación para obtener la información correcta. Además, se recomienda que lo intentes con otros dispositivos (si es posible), para cerciorarte de que no sea un problema del dispositivo inicial.

¿Es el proveedor de Internet el responsable?

Hay distintas formas de revisar si tu proveedor de Internet está sufriendo una interrupción del servicio, lo cual puede ser la razón del problema de conexión que presentan el enrutador y el módem. Si puedes conectarte a Internet utilizando otro medio (p. ej., mediante los datos móviles de tu teléfono), busca notificaciones en el sitio web del proveedor de Internet. También puede ser una buena idea llamar por teléfono e informar acerca de la interrupción, en caso de que la empresa no esté al tanto del problema. De hecho, es posible que el equipo de soporte telefónico del proveedor intente ayudarte a solucionar el problema, sea o no una consecuencia de una interrupción del servicio.

El enrutador y el módem funcionan correctamente

Es difícil diagnosticar la causa del problema cuando un dispositivo no logra conectarse a un enrutador que funciona correctamente. Las herramientas que usas para conectarte a Internet son, en realidad, capas de una compleja pila de dispositivos, controladores y aplicaciones que interactúan para brindarte una experiencia sin interrupciones. El paso más simple es reiniciar la computadora, lo que puede resolver algunos problemas básicos de controladores. Si estás conectado a una red pública, abre el navegador para revisar si la red requiere autenticación para el acceso a Internet.

Muchos dispositivos cuentan con una aplicación incorporada de solución de problemas de red. Si no logras resolver el problema de conexión, vale la pena probarlas. Estas aplicaciones de solución de problemas son útiles para detectar conflictos de direcciones IP y problemas con los servidores DNS.

Si eso no funciona, prueba deshabilitar y volver a habilitar el adaptador que usas para conectarte a Internet. En el caso de la Internet inalámbrica, es una tarjeta Wi-Fi u 802.11. Si te conectas a través de un cable, es posible que debas deshabilitar y volver a habilitar el adaptador de LAN o Ethernet. También puedes probar borrar una red que tengas configurada para que se conecte automáticamente y volver a establecer su conexión. Esto puede ayudar a solucionar problemas de inconsistencia con la contraseña de red y conflictos de dirección IP.

¿Es el servidor DNS el responsable? (¿Qué es el DNS?)

Es posible que la conexión a Internet funcione correctamente, pero el servidor DNS no esté bien configurado. Un servidor DNS es una especie de directorio que permite transformar las URL que escribes o en las que haces clic en una dirección IP que tu dispositivo puede procesar. Si puedes acceder al buscador de Google mediante su dirección IP, pero no a través de la dirección "www.google.com", entonces debes cambiar la configuración del servidor DNS. La dirección IP de Google varía según tu región. Una dirección común que puedes probar es http://74.125.224.72/.

La utilidad de configuración DNS varía según el dispositivo; sin embargo, puede que te parezca más sencillo tan solo cambiar el servidor DNS que usas. Hay algunos que están disponibles de forma gratuita para los usuarios de Internet, como el servidor DNS de Google y OpenDNS.

¿Son los controladores los responsables?

A esta altura, si tu conexión a Internet aún no funciona, es posible que debas actualizar los controladores del dispositivo. Para ello, probablemente necesites otro dispositivo con conexión a Internet para descargar los archivos de controlador nuevo y transferirlos por medio de una unidad USB. Recuerda descargar archivos solo de fuentes confiables, como el sitio web oficial del fabricante del dispositivo. Después de instalar los controladores nuevos, reinicia el dispositivo.

Si ninguno de estos consejos te permitió solucionar el problema, es posible que necesites la ayuda de un experto. Los pasos descritos anteriormente sirven para descartar los problemas más comunes de conexión a Internet; sin embargo, en algunas ocasiones los problemas se deben a fallas del equipo o problemas importantes de programación que requieren la ayuda de un profesional.