Proteger tu ordenador contra malware mediante un buen paquete antivirus que incorpore una solución antispyware es la mejor medida de seguridad para defender tu privacidad. El spyware es una variedad común de malware que recopila información sobre ti y tus hábitos informáticos, por lo general sin tu conocimiento.

¿Qué es el spyware?

Existen varios tipos de spyware:

  • Doméstico, como el que suele emplearse de manera legítima en el entorno laboral para controlar el uso del ordenador o el que permite a los padres supervisar el uso de los teléfonos móviles de sus hijos. Las aplicaciones que rastrean tu teléfono móvil en caso de pérdida o robo son otro ejemplo de spyware doméstico de uso legítimo.

  • De vigilancia, que recopila información personal acerca de ti en tu ordenador y la envía a un tercero. Esta información puede incluir credenciales como tus contraseñas y datos de tarjetas de crédito.

  • Adware, o spyware comercial, que recopila información sobre ti para personalizar la publicidad que ves. También puede bombardearte con publicidad en forma de mensajes emergentes o como anuncios internos en las aplicaciones de tu móvil.

  • Keylogger, que registra las teclas que pulsas en el ordenador y las envía a un tercero. Esta modalidad especialmente detestable de spyware puede captar tus credenciales de inicio de sesión, tu información bancaria y otros datos confidenciales.

¿De dónde sale el spyware?

El spyware de móvil  o de ordenador suele acabar en los dispositivos de los usuarios cuando descargan juegos o aplicaciones que contienen adware. Las aplicaciones gratuitas son especialmente propensas al adware, lo que no significa que las de pago estén exentas por definición. Lo más preocupante es que la mayoría de las veces el usuario no da su consentimiento expreso para que el adware recopile información acerca de él, ni tiene control alguno sobre la información que se recopila.

La descarga e instalación de programas de software también conlleva un riesgo de spyware. En ocasiones, el spyware forma parte del paquete de instalación y si te limitas a aceptar la información tal cual, sin verificar lo que vas a instalar exactamente, puede que acabes introduciendo spyware en tu ordenador. Además, cabe la posibilidad de que al hacer clic en un anuncio emergente se inicie una descarga de spyware.
El spyware puede bombardearte con publicidad hasta extremos insoportables, cambiar tus resultados de búsqueda de modo que veas más anuncios o saturarte a base de anuncios emergentes.

Eliminación de spyware

Una solución antispyware potente puede facilitar la eliminación de spyware y garantizar que se erradica totalmente este software malicioso. Tras ejecutar la solución antispyware, supervisa las operaciones de tu sistema. Comprueba los procesos, sé consciente de qué programas se ejecutan y asegúrate de que el firewall está configurado correctamente.

En lo que respecta a tus dispositivos móviles, supervisa el uso de datos para constatar que se corresponde con tus expectativas y el uso contrastado anterior. Cualquier desviación del uso esperado puede sugerir la presencia de spyware. La duración de la batería es otro buen indicador, ya que una menor autonomía apunta a que se están ejecutando más procesos de los previstos.

Consejos principales para evitar el spyware

  • Instala una solución antispyware que se ejecute en segundo plano, pero ejecútala siempre que creas necesario si sospechas que puedes haber introducido spyware en el ordenador.

  • Antes de instalar software, aplicaciones, barras de herramientas o complementos, haz un sondeo previo y lee las reseñas tanto profesionales como de usuarios para comprobar si hay alguna queja acerca de adware o spyware agregado subrepticiamente a la descarga.

  • Descarga software de sitios de confianza. Si bien no se trata de una medida infalible, resulta mucho más segura que descargar de sitios de los que jamás haya oído hablar.

  • Bloquea las ventanas emergentes y nunca pulses nada que no sea la "X" para cerrarlas. A veces, basta con hacer clic en cualquier parte de la ventana emergente para producir efectos no deseados.

  • Mantén al día tu navegador para garantizar que dispones de las últimas actualizaciones de seguridad. Además, puedes configurar los ajustes de seguridad de tu navegador para que los niveles de seguridad sean más elevados.

  • Después de instalar cualquier programa nuevo, comprueba los ajustes, el funcionamiento del navegador y los procesos. Determina siempre si el software funciona según lo esperado. Presta atención al software persistente, a menudo una señal inequívoca de spyware. Si el software se mantiene abierto después de cerrarlo, ejecuta tu solución antispyware para verificarlo.