El aumento de la popularidad del sistema operativo móvil de Google, Android, ha contribuido a que tanto los smartphones como las tablets lleguen a todo el público, en lugar de que estos productos queden restringidos a un nicho de mercado de clientes pudientes. Esta revolución ha tenido un impacto positivo de gran envergadura en la vida de muchas personas, pero también ha generado riesgos importantes. Las amenazas de seguridad dirigidas a los dispositivos Android no dejan de crecer y cualquiera que pase por alto esta tendencia está poniendo en riesgo su privacidad, su seguridad y sus finanzas.

Un mundo de amenazas dirigidas a los dispositivos Android

El sistema operativo Android es especialmente vulnerable a las amenazas de malware. Según un reciente estudio de Juniper Networks, aunque en 2010 el malware dirigido a Android constituía únicamente el 24 % de todas las amenazas de malware para dispositivos móviles, en la actualidad, estas amenazas suponen un 90 % de todo el malware destinado a dispositivos móviles. La naturaleza "abierta" de la plataforma, que ha sido uno de los principales factores que ha contribuido a impulsar la popularidad de los dispositivos Android, también ha supuesto que estos dispositivos sean el objetivo perfecto para los creadores de malware.

El grueso de este malware se centra en generar ingresos destinados a criminales. Más del 75 % de este software malicioso intenta inducir a los usuarios a que envíen mensajes de texto a servicios de pago y así generarles gastos. Según Juniper, cada uno de los ataques puede generar 10 euros de ingresos para el atacante, por lo que, si se tiene en cuenta el gran número de dispositivos que se utilizan, estos tipos de ataques pueden llegar a ser muy lucrativos para los criminales.

Sin embargo, no todo el malware se ha diseñado con el fin de generar un flujo de dinero inmediato para el criminal; algunos programas recaban la información personal del usuario, como las contraseñas bancarias, los patrones de navegación en la Web o la ubicación geográfica. Este tipo de información puede utilizarse para robar directamente al usuario o puede venderse a otros criminales, que utilizarán los datos para otros propósitos.

Aunque todos estos riesgos pueden parecer alarmantes, esto no significa que al utilizar un dispositivo móvil Android estés exponiéndote a un ataque de seguridad. Con solo seguir unos pasos muy sencillos, puedes proteger tu dispositivo de la mayoría de amenazas dirigidas a dispositivos Android y disfrutar de todo el mundo móvil sin poner en riesgo tu información.

Realiza actualizaciones con frecuencia

Actualizar el software de seguridad móvil no es solo una forma de obtener unas funciones y un rendimiento mejorados. De hecho, estas actualizaciones a menudo incluyen muchas revisiones del "back-end". Juniper sugiere que los dispositivos que utilizan la versión más reciente del sistema operativo son inmunes a más del 75 % del malware para Android, así que asegúrate de comprobar las actualizaciones de forma regular y de descargarlas lo antes posible.

Evita los sitios de descargas de terceros

Gracias al amplio abanico de aplicaciones para Android, esta plataforma resulta especialmente atractiva para los usuarios. Además, Android hace que sea relativamente sencillo instalar aplicaciones de otras fuentes que no son la tienda de aplicaciones oficial. Aunque hay aplicaciones interesantes que no están disponibles a través de Google, al descargar algunas de estas aplicaciones puedes introducir malware en tu dispositivo. Google analiza todas las aplicaciones de su tienda oficial en busca de signos de malware y no deja que las aplicaciones infectadas lleguen a los consumidores. Sin embargo, las tiendas de aplicaciones de terceros no tienen por qué contar con este nivel de protección, y los creadores de malware lo saben.

Presta atención a los permisos

Al instalar una aplicación nueva, la mayoría de los usuarios hacen clic en la sección de permisos sin prestar atención a los tipos de permisos que otorgan a la aplicación. Sin embargo, comprobar los permisos que se solicitan puede ayudarte a detectar posibles amenazas. Si descargas un juego, cabe esperar que el juego acceda a tus archivos del sistema, pero sería sospechoso que también intentara acceder a tus mensajes de texto. Siempre que instales una aplicación, lee la sección de los permisos antes de aceptar las condiciones. Si la aplicación solicita permiso para acceder a cualquier elemento al que no consideras que tenga que acceder, no la instales.

Evita el uso de redes Wi-Fi gratuitas

A todo el mundo le gusta disfrutar de algo gratis. Aunque una red Wi-Fi gratuita y pública puede ofrecerte una conexión a Internet para tu dispositivo sin coste alguno, estas conexiones no seguras pueden ser terribles para la privacidad de tu información confidencial. Para un hacker o un ladrón, resulta sumamente sencillo conectarse a una red Wi-Fi gratuita y ver casi toda la información que envías por Internet una vez que los dos estáis conectado a la misma. Por este motivo, es más seguro utilizar conexiones Wi-Fi protegidas o, si es posible, utilizar la conexión móvil de tu dispositivo en lugar de la Wi-Fi.

Protégete

La mejor forma de mantener tu dispositivo Android protegido es a través de software de seguridad exclusivo que pueda analizarlo constantemente, así como mediante la búsqueda de amenazas en cualquiera de las nuevas aplicaciones que hayas instalado. Sin embargo, debes tener cuidado al escoger el software de seguridad. Aunque hay una amplia gama de productos antivirus gratuitos para móviles, muchos de ellos son troyanos o virus camuflados. Elige siempre un software de seguridad que puedas descargar de un proveedor de soluciones de seguridad de confianza. Es posible que el servicio de seguridad con actualizaciones constantes que ofrece el proveedor sea de pago, pero no cabe duda de que compensa pagar esa pequeña cantidad con el fin de conseguir una protección eficaz contra las amenazas dirigidas a los dispositivos Android. La mayoría de estas aplicaciones de seguridad para dispositivos Android ofrecen una versión de prueba gratuita, por lo que puedes probarlas antes de comprarlas.  Algunos de los productos pueden, incluso, proteger tu ordenador y tu dispositivo Android (o varios de ellos) a la vez.

Aunque el amplio abanico de amenazas para dispositivos Android puede resultar intimidante, el primer paso para protegerte es tener cuidado a la hora de utilizar tu dispositivo móvil u ordenador. Sin embargo, descargar una solución de seguridad para dispositivos Android eficaz que se mantenga al día de las amenazas móviles emergentes es la mejor forma de mantenerse protegido.