El malware puede atacar un sistema operativo (SO) o una aplicación, siempre que el SO o la aplicación puedan ejecutar un programa que no sea parte ni del SO ni de la aplicación. Todos los sistemas operativos de escritorio más conocidos, y muchas aplicaciones de oficina, programas de edición de imágenes y aplicaciones de diseño (además de otros entornos de software con lenguajes de scripting incrustado) tienen esta capacidad.

De allí que estos sistemas operativos y aplicaciones populares sean vulnerables a ataques de malware.

No todos los SO ni todas las aplicaciones son atacados

Los virus de computadora, gusanos y troyanos se han escrito para diversos sistemas operativos y aplicaciones muy diferentes. Sin embargo, hay otros sistemas operativos y aplicaciones para los cuales aún no se ha detectado malware. De manera que ¿cuál es la diferencia entre estos dos grupos de sistemas operativos y aplicaciones?

Tres "condiciones" para que el malware prospere... y sobreviva

Para cada SO o aplicación específicos, generalmente emergerá malware cuando se cumplan las siguientes tres condiciones: