Las computadoras se han convertido en un aspecto omnipresente de la vida moderna. Sin embargo, numerosas personas todavía no se dan cuenta de los graves riesgos inherentes a la interacción con la tecnología.

Los virus informáticos son una de las formas más antiguas de malware —en otras palabras, software malicioso diseñado para hacer daño—, pero su capacidad para evitar ser detectado y para replicarse los convierte en un causa continua de preocupación. Comprender cómo puede afectar un virus a tu computadora es el primer paso para proteger tu sistema y a tu familia contra ataques.

El potencial de un virus informático

El único requisito real para que un software sea considerado como "virus" es que el programa tenga la capacidad de replicarse en otros equipos. Por lo tanto, no todos los virus plantean una amenaza directa para tu computadora, pero a menudo son virus latentes que permiten a los cibercriminales y hackers instalar programas más dañinos, como gusanos y troyanos.

Independientemente de la intención del virus informático, el programa consume recursos del sistema durante su ejecución. Esto ralentiza tu sistema e incluso puede hacer que la computadora se detenga de repente si el virus consume muchos recursos o si hay una gran cantidad de virus en ejecución al mismo tiempo.

Con mayor frecuencia, los virus informáticos tienen algún tipo de intención maliciosa, ya esté escrita en el virus mismo o en otros componentes de malware que el virus instala. Este software puede ejecutar varias acciones dañinas, como abrir una puerta trasera de la computadora para que los hackers se hagan con el control del sistema o robar información personal confidencial, como credenciales de banca en línea o números de tarjetas de crédito. También puede dirigir tu navegador de Internet hacia sitios no deseados, a menudo de pornografía, o incluso bloquear la computadora y pedir un rescate para que puedas volver a utilizarla. En los casos más graves, los virus pueden dañar archivos importantes de la computadora y dejar el sistema inutilizable. Los productos de Windows son objetivos frecuentes de estos tipos de vulnerabilidades, por lo que procura comprobar tu nivel de seguridad, ya ejecutes el sistema operativo más reciente XP o Windows 8; la seguridad es fundamental.

Conviértete de un usuario de computadora experto

A la vista de todo el daño que puede causar un virus, seguramente te preguntes cómo puedes protegerte a ti mismo y a tu familia de estas amenazas. El primer paso es el más evidente y tiene que ver con usar la computadora con inteligencia.

Asegúrate de que todos los programas tengan instalada la versión más reciente de software antivirus. Esto es particularmente importante en el caso de componentes como el sistema operativo, el software de seguridad y el navegador de Internet, pero también para prácticamente cualquier programa que uses con frecuencia. A menudo, los virus aprovechan errores o vulnerabilidades en el código de estos programas para propagarse a otros equipos y, aunque las empresas que crean los programas normalmente corrigen con rapidez las brechas, esas correcciones solo funcionan si se descargan en la computadora.

También es importante que evites realizar acciones que puedan poner en riesgo tu equipo. Entre ellas, se incluyen abrir archivos adjuntos de correos no solicitados, visitar sitios web desconocidos o descargar programas de software de sitios web no confiables o de redes de transferencia de archivos entre pares. Para asegurarte de que toda la familia comprende los riesgos, es necesario enseñar estos procedimientos a todos los miembros. Además debes monitorear el uso de Internet que hagan los niños para asegurarte de que no visitan sitios web sospechosos o que no descargan programas o archivos aleatorios.

Cómo instalar el software de prevención y detección de virus

El siguiente paso importante para proteger tu computadora y a tu familia es instalar un programa de software de seguridad informática confiable que pueda analizar activamente el sistema y proporcionar protección antivirus. Sin embargo, debes tener en cuenta que no todas las soluciones de seguridad son iguales.

Existe una gran cantidad de programas antivirus gratuitos en Internet, pero la mayoría de ellos no son lo bastante seguros para ofrecer una protección completa o no se actualizan con la suficiente frecuencia para que resulten de gran utilidad. Lo terrible es que algunos de estos programas gratuitos se dedican a instalar virus, adware, spyware o troyanos cuando tratas de descargar e instalar el programa.

Si te preocupa el precio, la mejor opción es buscar una solución de seguridad de Internet de precio competitivo que ofrezca una prueba gratuita de antivirus, de manera que puedas observar el funcionamiento del software y la respuesta de tu computadora después de limpiarla para decidir si deseas comprar la solución.

La parte más difícil de todo este panorama es que, aunque cada día se neutralizan numerosas amenazas, surgen otras que ocupan su lugar. Por lo tanto, mientras exista Internet, los virus informáticos seguirán planteando un problema. Si ignoras este hecho o crees que no te afectará, solo conseguirás comprometer tu computadora y poner en riesgo la información de tu familia y tu tranquilidad.

Otros artículos y enlaces relacionados con virus informáticos