content/es-mx/images/repository/isc/2017-images/internet-safety-tips-img-23.jpg

Un joven de 19 años que se postulaba para un cargo público en el estado de Nuevo Hampshire descubrió tarde la importancia de seguir las reglas de seguridad en Internet. Según Seacoast Online, sus oponentes encontraron en sus publicaciones en redes sociales fotos sexualmente sugerentes y referencias a consumo de drogas en el pasado. Como resultado, su carrera política quedó truncada antes de despegar. Sin embargo y por desgracia, no es el único. Los hábitos de uso imprudente de Internet han expuesto a otras personas a estafas, robo de identidad y daño físico causados por personas que conocieron en línea. Con el creciente número de usuarios que acceden a Internet a través de dispositivos móviles, estos riesgos están cambiando y aumentando con rapidez.

Las aplicaciones tienen cada vez más importancia en las interacciones en línea de la mayoría de las personas que los sitios web tradicionales, pero eso no significa que las reglas básicas de seguridad en Internet hayan cambiado. Los hackers siguen interesados en apoderarse de información personal que les resulte útil para acceder a tu información bancaria y de tarjetas de crédito.

Tweet: Los hackers siguen interesados en apoderarse de información personal que les resulte útil para acceder a tu información bancaria y de tarjetas de crédito. ¡Retuitea esto!

La navegación insegura también puede dar lugar a otras amenazas, desde comentarios personales embarazosos hasta fotos que una vez publicadas en línea son casi imposibles de borrar o aparecer asociado a personas que preferirías no conocer.

Aquí te presentamos las 10 principales reglas de seguridad en Internet que te ayudarán a evitar problemas en línea (y en el mundo real).

1. Procura que la información personal que publicas sea de índole profesional y limitada

A los empleadores o clientes potenciales no les interesa conocer tu situación sentimental ni la dirección de tu casa. Les interesa conocer tu experiencia y trayectoria profesional, así como la información para ponerse en contacto contigo. Seguro que no compartirías información puramente personal con un extraño; por consiguiente, no la compartas con millones de personas en línea.

2. Mantén activada la configuración de privacidad

A las personas que se dedican a la comercialización de productos les encanta saber todo sobre ti, pero también a los hackers. Ambos pueden obtener gran cantidad de datos a partir de tus hábitos de navegación y uso de las redes sociales. No obstante, puedes tomar el control de tu información. Como señaló Lifehacker, tanto los navegadores de Internet como los sistemas operativos móviles ofrecen ajustes que te permiten proteger tu privacidad en línea. Los principales sitios web, como Facebook, también ofrecen ajustes para incrementar la privacidad. A veces, estos ajustes son (deliberadamente) difíciles de encontrar debido a que las empresas codician tu información personal por su valor comercial. Asegúrate de activar estas protecciones de seguridad y mantenlas activadas.

3. Practica la navegación segura

Tú no caminarías voluntariamente por un vecindario peligroso, de manera que aplica el mismo criterio y no visites espacios peligrosos en línea. Los cibercriminales utilizan contenido morboso como señuelo. Saben que las personas a veces se sienten tentadas por contenido cuestionable y pueden bajar la guardia cuando lo buscan. En el submundo de Internet abundan trampas difíciles de identificar, en las que un clic descuidado puede exponer datos personales o infectar tu dispositivo con malware. Si te resistes a la tentación, no ofrecerás ninguna oportunidad a los hackers.

4. Comprueba que tu conexión a Internet sea segura

Cuando te conectas en un sitio público, por ejemplo, mediante una red Wi-Fi pública, PCMag señala que no tienes control directo sobre su seguridad. A los expertos en ciberseguridad corporativa les preocupan los "endpoints", es decir, los terminales a través de los que una red privada se conecta con el mundo exterior. Tu endpoint vulnerable es tu conexión local a Internet. Asegúrate de que tu dispositivo sea seguro y, cuando tengas dudas, espera un mejor momento (es decir, hasta que puedas conectarte a una red Wi-Fi segura) antes de proporcionar información como el número de tu cuenta bancaria.

5. Ten cuidado con lo que descargas

Uno de los objetivos prioritarios de los cibercriminales es engañarte para que descargues malware, es decir, programas o aplicaciones que contienen malware o tratan de robar información. Este malware puede disfrazarse de aplicación, ya sea en forma de un juego popular o una aplicación que informa del tráfico o del clima. Como recomienda PCWorld, no descargues aplicaciones que te parezcan sospechosas o provengan de un sitio en el que no confías.

6. Crea contraseñas seguras

Las contraseñas son uno de los puntos vulnerables más importantes de toda la estructura de seguridad de Internet, pero, en la actualidad, no existe ninguna manera de sustituir este método de identificación. El problema es que las personas tienden a elegir contraseñas fáciles de recordar (como "contraseña" y "123456"), que los cibercriminales pueden adivinar sin mucho esfuerzo. Selecciona contraseñas seguras que sean difíciles de descubrir para los cibercriminales. Un software de administración de contraseñas puede ayudarte a administrar varias contraseñas para que no las olvides. Para que una contraseña sea segura debe ser única y compleja; en concreto, debe tener al menos 15 caracteres de longitud y combinar letras, números y caracteres especiales.

7. Elige sitios en línea seguros para realizar compras

Cada vez que realizas una compra en línea, debes proporcionar información de tu tarjeta de crédito o cuenta bancaria, justo lo que los cibercriminales buscan obtener. Suministra información solo en sitios que ofrezcan conexiones seguras y cifradas. Como observa la Universidad de Boston, puedes identificar los sitios seguros si la dirección comienza con https: (la S significa seguro) en lugar de solo http:. Además, estos sitios pueden mostrar un ícono de candado al lado de la barra de dirección.

8. Ten cuidado con lo que publicas

Internet no tiene una tecla para eliminar, como descubrió el joven candidato del estado de Nuevo Hampshire. Cualquier comentario o foto que publiques en Internet puede permanecer allí para siempre, puesto que la eliminación del original (por ejemplo, de Twitter) no elimina las copias que realizan otras personas. No existe manera de "retractarse" de una afirmación que quisieras no haber hecho, así como tampoco de eliminar una selfie embarazosa que te tomaste en una fiesta. No publiques en línea nada que no quisieras que viera tu madre o un empleador potencial.

9. Ten cuidado con quién conoces en línea

Las personas que conoces en línea no siempre son quienes afirman ser. De hecho, incluso podrían no ser reales. Como informó InfoWorld, los perfiles falsos en redes sociales son un método popular entre los hackers para atraer a usuarios incautos de Internet y apoderarse de su dinero en la red. Procura ser cauto y discreto en tu vida social en línea, de la misma manera que lo haces en tu vida social real.

10. Mantén actualizado tu programa antivirus

Un programa de software de seguridad de Internet puede no ofrecer protección contra todas las amenazas, pero sí detectar y eliminar la mayoría de los tipos de malware, siempre y cuando esté actualizado. Procura actualizar el sistema operativo y las aplicaciones que usas de forma habitual, ya que constituyen una capa vital de seguridad.

Ten en cuenta siempre estas 10 reglas básicas de seguridad en Internet y podrás evitar varias de las sorpresas desagradables que acechan a los usuarios de Internet descuidados.

Las 10 principales reglas de seguridad en Internet y lo que no debes hacer en línea

Tenemos un detalle de las 10 mejores normas de seguridad en Internet a seguir para ayudar a evitar meterse en problemas. Haz clic aquí!
Kaspersky Logo