Las tiendas de aplicaciones móviles contienen una infinidad de opciones para los usuarios de dispositivos; sin embargo, entre ellas podría esconderse malware diseñado para tener el aspecto de una aplicación legítima. Algunas aplicaciones falsas copian todos los elementos de las originales, incluida la interfaz de usuario y la selección de productos. Estos imitadores desarrollan y venden sus propias versiones de aplicaciones populares con una frecuencia preocupante. Pese a que las tiendas de aplicaciones hacen grandes esfuerzos por identificar y borrar estas aplicaciones falsas, tú también puedes tomar algunas medidas para asegurarte de descargar solo las versiones legítimas.

Directo desde el lugar de origen

Una forma de garantizar que estás descargando la versión auténtica de una aplicación es visitar el sitio web oficial del desarrollador y buscar el vínculo directo que conduce a la aplicación en la tienda. Así también sabrás qué editor de aplicaciones es la fuente genuina de aplicaciones similares de la misma empresa.

Si no encuentras el vínculo de la aplicación en el sitio web oficial de la empresa, debes tener cuidado cuando la descargues desde la tienda. Algunas empresas no tienen aplicaciones asociadas; es decir, cualquier aplicación de la tienda que indique estar asociada con la empresa es una aplicación falsa diseñada para robar información de tarjetas de crédito, contactos y otros datos privados. De la misma forma, algunas empresas no poseen aplicaciones oficiales disponibles para algunas regiones, por lo que los estafadores crean imitaciones para engañar a los usuarios de esos países. Si crees que una empresa tiene una aplicación, pero no encuentras el vínculo, comunícate directamente con ella para conocer la información de descarga y su ubicación.

Comentarios y recomendaciones

Si deseas descargar una aplicación que no tiene un sitio web oficial (como suele ocurrir con las aplicaciones diseñadas por desarrolladores independientes), lee los comentarios y busca opiniones positivas y negativas. Los comentarios negativos pueden ser un indicador de los problemas que tuvieron los usuarios anteriores con la aplicación. Presta especial atención a los comentarios relacionados con solicitudes sospechosas de permisos, cargos no autorizados realizados en billeteras digitales, cambios no autorizados de la configuración del sistema u otras actividades extrañas. Si un usuario menciona que el editor de la aplicación no cuenta con un servicio de atención al cliente, este puede ser otro indicador importante de que la aplicación es falsa.

Los comentarios positivos pueden ser tan sospechosos como los negativos. Es posible que la cantidad de comentarios positivos de la aplicación sea muy alta, ya que estos se pueden adquirir en la web oculta ("Dark Web"). Es poco probable que una aplicación tenga una gran cantidad de comentarios positivos detallados y llenos de entusiasmo durante su desarrollo. Revisa si en el historial de comentarios de la aplicación se muestran testimonios detallados de usuarios en las actualizaciones más antiguas.

Por lo general, los administradores de tiendas de aplicaciones llevan un registro de las aplicaciones recomendadas y los editores confiables. Esto son buenos indicadores de que una aplicación es auténtica.

En los detalles

Puedes determinar si una aplicación es falsa con solo leer la descripción y ver las imágenes con atención. Las empresas reales suelen revisar cuidadosamente los textos que publican, e incluyen capturas de pantalla claras y profesionales. Muchas veces esto no aplica a las imitaciones.

Debes tener cuidado cuando descargas aplicaciones muy recientes, ya que existe una mayor probabilidad de que sean falsas en comparación con aquellas que tienen un largo historial de actualizaciones. Lee las notas de actualización de la aplicación y revisa si esta fue actualizada para resolver quejas de los clientes, agregar características nuevas o corregir errores; además, busca información acerca de las actualizaciones programadas para el futuro.

¿Descargué la aplicación correcta?

En algunos casos, la aplicación parece un poco extraña cuando comienzas a usarla. Si el aspecto y la experiencia de usuario parecen anormales, es momento de investigar y determinar si la aplicación es falsa. Por ejemplo, podrías notar que los colores de la aplicación son distintos a los del sitio web o los anuncios, que el logotipo no parece ser el correcto o que la aplicación no cuenta con las características publicitadas. Desinstala la aplicación y comunícate directamente con la empresa para determinar si descargaste la aplicación correcta.

En algunos casos, las aplicaciones falsas son malware disfrazado; es decir, el juego que descargaste podría estar enviando tus contactos y transmitiendo tu ubicación en segundo plano. Asegúrate de que las aplicaciones que instales solo cuenten con los permisos mínimos necesarios para funcionar y desactiva todos aquellos que la aplicación no necesite.

Si quieres evitarte la preocupación de caer en la trampa de las aplicaciones falsas, quizás la mejor opción sea no descargar aplicaciones extrañas en absoluto. En muchos casos, como comprar en línea y revisar los horarios del cine, la aplicación de la empresa y su sitio web correspondiente brindan una experiencia de uso similar. El acceso a un sitio web mediante una conexión HTTPS cifrada puede ser más seguro que utilizar una aplicación.

También puedes ayudar a borrar las aplicaciones falsas y hacer que las tiendas sean más seguras para todos los usuarios. Si encuentras una imitación evidente o descargas una aplicación falsa por accidente, infórmale la situación a la empresa que está siendo víctima de copia y a la tienda de aplicaciones. Las aplicaciones falsas son un problema extendido; sin embargo, la diligencia de los usuarios de las tiendas de aplicaciones ayuda a evitar que los creadores de estas imitaciones puedan aprovecharse indefinidamente de los usuarios desprevenidos.