El bloatware en las computadoras es similar al correo basura que se acumula en los buzones de correo tradicional: permanece allí indeseado e ignorado hasta se acumulan demasiados. Se presenta en dos formatos dañinos: aquel que viene preinstalado en las computadoras y los dispositivos móviles, y el que se descarga desde sitios web y se instala de forma inadvertida.

El bloatware expone al usuario a una gran cantidad de riesgos de ciberseguridad. Si se conecta a Internet, expone la computadora a malware a través de la introducción de una gran cantidad de aplicaciones diseñadas para aprovecharse de la potencia informática y la información personal, incluida la financiera. La eliminación del bloatware requiere la instalación de una o, posiblemente, varias utilidades de software especializado, según la persistencia y la naturaleza dañina del programa.

Problemas de software preinstalado

Los proveedores de software les pagan a los fabricantes y distribuidores de computadoras para que instalen versiones de prueba de sus productos en los dispositivos, con la esperanza de que los usuarios compren las versiones completas. Estas versiones de prueba de software tienen dos variantes: versiones reducidas con una funcionalidad limitada y versiones completas con una vida útil limitada.

Desafortunadamente, a menos que los usuarios busquen de forma activa este software de prueba para eliminarlo (algo que rara vez ocurre), los programas permanecen en los dispositivos y pasan a formar parte de una creciente pila de residuo de software. Poco a poco, el bloatware ralentiza la velocidad de procesamiento del dispositivo. La ejecución de incluso aplicaciones pequeñas en un disco duro abarrotado de información puede tardar demasiado.

Problemas de descarga

En 2016, Lenovo recibió duras críticas por incluir software preinstalado en sus productos, el cual generaba vulnerabilidades de seguridad a través de la descarga de herramientas y actualizaciones de sistema que, supuestamente, mejoraban el rendimiento de las computadoras. Lamentablemente, también permitía que los virus troyanos descargados se infiltraran en los sistemas operativos. Los hackers desarrollan troyanos que tienen la apariencia de aplicaciones de software inofensivas e incluso útiles. Debieron transcurrir varios meses, en los que se presentaron reclamos de consumidores, informes de analistas de ciberseguridad y artículos sobre el problema para que Lenovo detuviera la práctica.

La conducta de los consumidores también puede conducir a la descarga de bloatware, gracias al uso de cookies (un software de rastreo de tamaño pequeño) en los navegadores de Internet para seguir la actividad de los usuarios en la Web. Algunas cookies de sitios web envían información de regreso a sus dueños y otras son malware que transmite datos confidenciales, como ID de usuario y contraseñas, a servidores de comando y control en repositorios de hackers.

El adware es uno de los tipos de bloatware más dañino y difícil de eliminar. Generalmente, el adware (cuyo nombre proviene de la abreviación del término inglés "advertising software") aparece como banners y vínculos emergentes asociados a aplicaciones que los usuarios descargan de los sitios web que visitan. Comúnmente, incluye componentes que se instalan en la computadora del usuario.

El malware que los hackers descargan e instalan en las computadoras también es, de cierta forma, un tipo de bloatware. Además del daño que puede provocar, el malware ocupa espacio valioso de almacenamiento y ralentiza el procesamiento.

Eliminación del bloatware

Muchas aplicaciones utilizadas para eliminar el bloatware de las computadoras son freeware. Computerware Magazine recomienda las siguientes aplicaciones:

Estos tres productos utilizan información contribuida por los usuarios para recomendar qué aplicaciones deberían mantener los usuarios en su computadora y cuáles deberían desinstalar. Should I Remove It? va un paso más allá, ya que muestra de forma gráfica en el sitio web el grado de convencimiento de los usuarios acerca de la eliminación de un bloatware determinado. Por ejemplo, cualquier elemento que parezca adware presenta una barra horizontal roja para señalar su alta tasa de eliminación.

Las soluciones de seguridad, como Kaspersky Anti-Virus, también detectan el adware y el malware e informan de su presencia en las computadoras de los usuarios. Luego, comúnmente se les da la oportunidad a los usuarios de elegir si desean eliminar las aplicaciones intrusas o ponerlas en cuarentena para evitar que interactúen con el sistema.

Tal como los volantes se acumulan en los buzones de correo, el bloatware llegó para quedarse. Es importante estar informado sobre esta amenaza y saber cómo abordarla.

Articals relacionados: