El robo de identidad va en aumento. Según Digital Journal, en la actualidad, los estadounidenses gastan más de USD 3 500 000 000 al año en servicios de protección de identidad y, aún así, muchos de ellos siguen viéndose afectados por esta amenaza. ¿Cómo obtienen esta información los atacantes? ¿Quién está en riesgo? Y lo que es aún más importante, ¿cómo puedes protegerte? Aquí te ofrecemos toda la información que necesitas.

¿En qué consiste el robo de identidad?

Según el FBI, "el robo de identidad se produce cuando una persona obtiene de forma ilícita información personal de otra, que luego utiliza para cometer robo o fraude". El tipo de información personal puede ser datos generales, como tu nombre o dirección, y datos más específicos, como registros hospitalarios, detalles de declaración de renta o información bancaria. El robo de identidad puede producirse de diversas maneras.

  • Filtraciones de datos: proporcionas información en el sitio web de un centro de salud o un sitio web social, su red es pirateada y los criminales usan tus datos o los venden al mejor postor en la web oculta. Uno de los ataques de robo de identidad más perniciosos tuvo lugar cuando un servicio automatizado del IRS resultó infiltrado y desaparecieron millones de registros fiscales. El incidente posibilitó la presentación de declaraciones de renta fraudulentas durante varios años. La brecha de seguridad en la Oficina de gestión de personal de EE. UU. en 2015 expuso información de identificación personal de 21,5 millones de estadounidenses, entre los que se incluían 4,2 millones de empleados federales.

Uso poco seguro de las redes sociales: si algunos de tus "amigos" no son de tanta confianza, pueden aprovechar la información personal que tú o tus familiares han publicado en redes sociales populares para obtener ganancias mediante la solicitud de tarjetas de crédito en línea o el acceso a tu cuenta bancaria.

  • Pirateo del correo electrónico: si no modificas con regularidad la contraseña de tu cuenta de correo electrónico, es muy probable que la pirateen. Además, si usas la misma contraseña para varios sitios, como páginas de banca o de compras, los hackers pueden obtener acceso a todas tus cuentas para luego bloquearte y realizar múltiples compras con tu dinero.
  • Comprometimiento físico: aunque no es tan predominante como antes, las personas interesadas pueden averiguar gran cantidad de datos sobre ti con solo hurgar en tu basura. Conserva siempre los documentos financieros y personales durante un período de al menos siete años y tritura todos los documentos que contengan información de identificación personal antes de tirarlos.

Qué tan frecuente es el robo de identidad?

Según la Oficina de Estadísticas Judiciales, 17,6 millones de estadounidenses fueron víctimas de robo de identidad en el 2014. Como señaló el Identity Theft Resource Center, el robo de identidad ha sido el principal reclamo de consumidores a la FTC durante un período de 15 años. Actualmente, existen más datos que nunca susceptibles de ser robados, y los criminales pueden acceder con facilidad a mercados y compradores de la web oculta que están dispuestos a pagar por esta información robada. La tendencia es evidente en numerosos sectores. Según Forbes, la cantidad de pacientes afectados por el robo de historiales médicos aumentó un 22 % durante el año pasado. Aunque la mayoría de las víctimas no sufre pérdidas monetarias significativas, como señaló Investopedia, las víctimas de robo deben dedicar por lo menos un promedio de nueve horas a corregir el problema, tiempo que puede llegar a 30 horas o más si los criminales abrieron una nueva cuenta usando tu nombre.

El creciente robo de identidades está vinculado en gran medida a la disposición de los usuarios a compartir datos personales en línea, ya sea en sitios de redes sociales o mediante la comunicación "segura" de esta información a bancos o comerciantes en línea. Los estafadores tienen actualmente a su disposición un repositorio de información ilimitado y, en muchos casos, las víctimas ni siquiera se dan cuenta de que se aprovecharon de ellas hasta mucho tiempo después del hecho.

¿A quién le interesa robar tu identidad?

Los ladrones de identidad conforman un grupo diverso y muchos de ellos tienen orígenes bastante inesperados. Privacy Matters señala que más de la mitad de las víctimas conoce a sus atacantes. Entre ellos puede incluirse un compañero de trabajo, un amigo, un empleado, un vecino o, incluso, un pariente. Los niños expertos en tecnología pueden robar la información de tarjeta de crédito y las credenciales de Amazon de su papá o mamá para comprar artículos, asumiendo que no existe una "víctima" real si el problema se resuelve y ellos se disculpan. Tus conocidos del trabajo pueden identificar una oportunidad demasiado buena para desaprovecharla si dejas tu computadora desbloqueada o tu billetera sin supervisión.

¿Qué hacen los ladrones con tu identidad?

Quienes cometen robos menores han descubierto una gran oportunidad en la descarga de programas de malware llave en mano a un costo escaso o gratis. Las bandas del crimen organizado que utilizan a egresados de ciencias informáticas expertos también buscan gran cantidad de información personal. Estos grupos son a menudo responsables de los ataques a gran escala dirigidos comerciantes y de las filtraciones de datos médicos. El gran volumen de estos datos tiene un valor considerable en el mercado negro.

Existen dos vías de actuación al respecto: el uso inmediato y la retención para la venta. Los criminales que desean usar tus datos en forma inmediata lo probarán todo y a la vez. Intentarán piratear tu correo electrónico, teléfono y sitios de comerciantes para acceder a tus cuentas bancarias, todo esto mientras se comunican con emisores de tarjetas de crédito para crear nuevos perfiles de usuario. Estos ataques no tienen una duración prolongada, pero pueden ser devastadores en términos financieros. Otros criminales preferirán conservar tus datos e intentar venderlos o solicitar una tarjeta de crédito que usarán hasta el límite, después de lo cual comenzarás a recibir llamadas de la empresa de cobro. Estos ataques son más difíciles de detectar y pueden dar lugar a pérdidas mayores con el tiempo.

¿Quién es el objetivo?

La respuesta breve es todos. Si tienes datos en línea (información personal, datos de tarjetas de crédito, información de dirección, número de teléfono), corres el riesgo de ser víctima. Los criminales no discriminan.

¿Qué tan vulnerable eres?

Cuanta más información tienes en línea, mayor riesgo corres.

Tweet: Cuanta más información tienes en línea, mayor riesgo corres. ¡Retuitea esto!

Aunque numerosos sitios han tomado medidas para proteger la información personal, basta una filtración de datos para que se produzca un incidente de fraude de tarjeta de crédito o algo peor. Todo lo que haces en línea puede quedar expuesto al público, como descubrieron tarde las víctimas del ataque Ashley Madison de 2015. Además de tener que hacer frente a la amenaza de la exposición de sus nombres al mundo entero, muchas de las víctimas del ataque Ashley Madison fueron objeto de amenazas de extorsión por parte de oportunistas que adquirieron los datos. Independientemente de la configuración de privacidad de las redes sociales o de las garantías que ofrecen los sitios web, una brecha de seguridad de red o el pirateo de correo electrónico bastan para convertir tu información privada en pública, lo que a su vez puede dar lugar a perjuicios financieros y emocionales.

¿Cómo puedes protegerte?

En términos de protección, tienes varias opciones a tu disposición.

  • Reduce tu exposición al mínimo: utiliza las redes sociales con moderación. No uses tu nombre real, no publiques nunca información personal y no compartas ningún tipo de dato personal a través de servicios de mensajería social.
  • Paga por un servicio: puedes contratar un servicio para que se encargue de detectar cualquier actividad inusual que use tu información personal.
  • Mantén actualizada tu computadora: numerosos hackers usan actualmente programas de malware para robar tu información. Si mantienes tu computadora actualizada con parches de seguridad y software antivirus, podrás protegerte de las vulnerabilidades actuales y detectar los ataques emergentes.
  • Navega en forma segura: para limitar la probabilidad de infección por malware, no abras archivos adjuntos de correos electrónicos desconocidos ni visites sitios web sospechosos.
  • Estate atento: dedica tiempo a revisar los estados de tu tarjeta de crédito para comprobar que no registren cobros inusuales y ponte en contacto de inmediato con empresas de vigilancia de tarjetas de crédito, como TransUnion o Equifax, cuando observes algo extraño.

El fraude de identidad es una amenaza que llegó para quedarse. Toda información que tengas en línea te expone a un riesgo. Protégete limitando los datos que compartes y asumiendo la responsabilidad de tu identidad en línea.

Otros documentos y enlaces útiles relacionados con el robo de identidad