Esta prueba se centra en el nivel de eficacia que los productos de seguridad para endpoints corporativos demuestran a la hora de proteger contra exploits distribuidos con técnicas de descarga oculta, utilizadas a menudo en los ataques de amenazas persistentes avanzadas (APT).

LEER AHORA