Asegurando tus Tarjetas de Crédito en Internet y en la Vida Real

14 May 2014

Si se tienen en cuenta todas las noticias que aparecen acerca de ciberataques masivos a las cadenas de comercios o el riesgo que existe de ser víctima de un fraude online, te estarás preguntando si es una buena idea usar la tarjeta de crédito para comprar. ¡Por supuesto que lo es! Después de todo, es mucho más seguro usar una tarjeta que llevar grandes cantidades de dinero en efectivo en el bolsillo. Además, no tienes muchas otras opciones cuando quieres comprar algo en línea –ya sea un Smartphone, una aplicación o un auto-. Las tarjetas de crédito son útiles, a pesar de los problemas de seguridad que pueden causar. Pero, antes que todo, debes asegurarte de que tus bolsillos virtuales no son vulnerables. Échale un vistazo a este plan de acción para preservar tu seguridad bancaria:

cards

Eligiendo la tarjeta adecuada

No existe una solución que cubra todos los flancos en el mercado bancario. Existen sistemas de pago de American Express, MasterCard, Visa y de tarjetas locales. Tienes una tarjeta de crédito y una de débito, que difieren significativamente en algunos mercados. Además, es una buena idea que uses dos o tres tarjetas distitnas para diferentes situaciones (cada una de ellas está equipada con sus propias medidas de seguridad). Las tarjetas de crédito usualmente están protegidas en varios niveles. Los bancos utilizan procedimientos de seguridad estrictos a la hora de verificar las transacciones bancarias. En muchos países, las compras de tarjetas de crédito poseen seguros y las transacciones fraudulentas no terminan afectando el crédito de los usuarios bienintencionados. Asimismo, la mayoría de los cibercriminales generalmente evita atacar a las tarjetas de crédito, dado que representan un riesgo mucho más alto.

No obstante, ninguna de estas razones son garantías, por lo que, elegir una tarjeta y olvidarse las medidas de seguridad es una mala idea.

Si bien las tarjetas de crédito suelen estar bien protegidas y la mayoría de los cibercriminales generalmente evita atacarlas, ninguna de estas razones es una garantía, por lo que, olvidarse las medidas de seguridad es una mala idea.

Cuando eliges un Sistema de pagos, considera realizar un uso planificado de la tarjeta. Existe muchos sistemas globales, pero sólo MasterCard y Visa operan en casi todos los países del mundo sin mayores problemas. Para los europeos y las personas que viajan frecuentemente a ese continente, MasterCard es probablemente la mejor opción, ya que algunos cajeros automáticos de Europa aceptan sólo esa tarjeta. Una excepción notable son los casos de China y las ciudades que son sedes de los Juegos Olímpicos. En China las regulaciones locales son muy estrictas y UnionPay figura como la única opción viable. En las ciudades olímpicas, sólo se acepta Visa.

Por otra parte, tanto MC como Visa son las tarjetas que poseen la mejor tecnología y seguridad. Son capaces de brindar soluciones de seguridad en todas las industrias.

Si bien a la hora de elegir una tarjeta, seguramente tú estás más pendiente de las ofertas y las tasas bancarias, es muy importante que consideres las medidas de seguridad de cada una al momento de tomar la decisión. Visita la sección de “consejos de seguridad” de los bancos. Allí encontraras una lista de consejos y herramientas de seguridad que los bancos les proporcionan a sus clientes. Esta es una lista de las herramientas que debes tener en cuenta a la hora de proteger tu tarjeta:

 Herramientas de seguridad para tarjetas de crédito

  • Tarjetas con chip. Mejor conocidas como Tarjetas EMV. Son típicas en los bancos europeos, pero actualmente están surgiendo en EEUU, Canada y otras regiones. Estas tarjetas, además de la cinta magnética, están equipadas con un chip que provee un nivel de seguridad mucho más alto y previene los intentos de clonación de las tarjetas (como fue visto en el ataque a Target y a algunos cajeros automáticos). Las tarjetas con chips siguen siendo compatibles con los viejos lectores. Tanto Visa como MasterCard avisaron que este tipo de tarjetas serán obligatorias hacia finales de 2015. Los sistemas de pago advirtieron que, a partir de 2016, no se reembolsará el dinero robado en operaciones fraudulentas en las que se hayan utilizado las tarjetas que no sean EMV
  • Chip & PIN. Mientras que los chips ofrecen una mejor y más segura forma de leer las tarjetas de crédito para comerciantes y bancos, todavía hace falta una forma de garantizar la autenticidad del dueño de la tarjeta. En las tarjetas antiguas, esto se hacía a través de la firma del titular, las cuales usualmente no son verificadas por el vendedor y resultan bastante sencillas de falsificar. Otra opción implica el uso de un código PIN de 4 dígitos que el usuario debe ingresar en cada compra, tal y como ocurre generalmente en los cajeros automáticos. Esta es una opción tan rápida como la de la firma, aunque mucho más segura.
  • Cambio de PIN. Bastante fácil y útil. Pero aún no se trata de una herramienta muy difundida. El cambio de PIN le permite al cliente cambiar su PIN a algo más sencillo de recordar. Además, algunos bancos, te permiten evitar que tengas que renovar tu tarjeta cuando olvidas tu código. Nota importante: no utilices fechas de cumpleaños o dígitos progresivos para tu PIN.
  • Foto en la tarjeta. Ultra simple. Es una medida muy efectiva para prevenir que tu tarjeta robada sea utilizada por el criminal.
  • Notificación instantánea. Usualmente se realiza a través de SMS. Esta herramienta te permite comprobar instantáneamente si tus extracciones de dinero están correctas. Un mensaje de texto con los detalles de la transacción le llega al cliente en cuestión de segundos, luego de que se realizó la operación. De esta manera se pueden identificar las operaciones fraudulentas o las fallas en los cobros. Una notificación temprana, ayuda a mermar los problemas.

  • Seguridad 3D. Esta función mejora la seguridad de las transacciones en línea. Esta herramienta, a menudo es llamada por el nombre de su marca (Verified by Visa, MasterCard SecureCode, J / Secure AmEx SafeKey, etc), pero la esencia sigue siendo la misma, tu banco y el sistema de pago verifica cada pago en línea contigo. El esquema típico consta de dos pasos: en primer lugar, tú ingresas los detalles de tu tarjeta de crédito en el sitio web del comerciante (o sitio de sus procesadores de pagos) y así eres redirigido a la página especial de tu banco donde se confirma la compra con una contraseña especial. Para algunas implementaciones es sólo una contraseña secundaria (que no es tan segura), pero para los más nuevos es una contraseña que debe ser enviada a través de SMS (que es mucho más segura y evita el ataque phising). Esta característica es muy recomendable para cualquier tarjeta que tengas previsto utilizar a menudo.
  • Tarjetas virtuales. Otra de las medidas para contrarrestar el fraude en línea es utilizar una tarjeta virtual para compras por Internet, ya que no tiene representación física. En cualquier momento puedes emitirla a través del home banking. Puede ser que sea una tarjeta secundaria, atada a tu tarjeta primaria o a una tarjeta separada. En el primer caso, esta tarjeta es válida para una sola compra, y luego se bloquea. En el segundo caso, la tarjeta se gestiona a través del servicio de banco en línea para que haya cierto equilibrio entre seguridad y comodidad. Las medidas de seguridad posibles incluyen la fijación de límites de gasto (diario, mensual, total), re-emisión de la tarjeta en forma mensual, semanal o incluso diaria y el mantenimiento del equilibrio de la tarjeta casi en cero (o sea que deberás hacer una recarga manual de la tarjeta antes de cada compra).
  • NFC. No es exactamente una medida de seguridad, sino que Near Field Communication (NFC), más conocida como MC PayPass o Visa payWave, es una tecnología inalámbrica que permite intercambiar información pulsando brevemente dos dispositivos. Chip NFC es muy pequeño y puede estar debtro de la tarjeta, además de la banda magnética habitual y del chip EMV. Para pagar con NFC, tienes que activar un terminal en tu tarjeta, puedes incluso trabajar desde el interior de tu billetera. Esto aumenta tu seguridad, ya que no estás obligado a entregar tu tarjeta a nadie, ni siquiera incluso tienes que mostrarla. La probabilidad de que olvides o pierdas la tarjeta son menores con este sistema. Sin embargo, el uso de la NFC en el ámbito bancario es relativamente nuevo y, como es una tecnología inalámbrica, podría explotar esquemas aún desconocidos. Es por ello que recomendamos el uso de tarjetas con NFC solamente para pagos de menor escala, en los que pagar sin contacto inmediato resulta más útil: transporte público, estaciones de servicio, comida rápida, aparcamientos, etc.

Reglas de seguridad simples

Así pues, tú ya has seleccionado tu banco y tarjeta y, con suerte, añadido todas las posibles medidas de seguridad. Utilizando la tarjeta con chip y pin más la notificación segura, mejoras en gran medida la seguridad de tus fondos y el pago tanto en línea como fuera de línea, pero esta protección sólo es efectiva si se ejercitan estas simples reglas de seguridad:

  • No le des tu tarjeta a nadie. A pesar de ser muy obvio, esta regla es realmente difícil de seguir en algunos escenarios comunes. Se le puede dar la tarjeta a un camarero en un restaurante para ser procesada en algún lugar o puedes dar tu tarjeta a tu pareja o hijo. Para evitar un posible mal uso, insiste en mantener tu tarjeta a la vista, por ejemplo, seguir a un camarero o llevar dinero en efectivo. Esto es especialmente importante cuando se utiliza la tarjeta en el extranjero. Para un mejor uso de las tarjetas de crédito con su familia, puedes obtener tarjetas de crédito suplementarias para niños y cónyuge.
  • No utilices tu tarjeta en lugares inseguros. La principal amenaza son los cajeros automáticos de la calle y los cajeros automáticos en los espacios públicos menos controlados. Existe la posibilidad de que registren los detalles de tu tarjeta y el código PIN para generar un duplicado. También recomendamos que limites el uso de tarjetas en pequeñas tiendas y otros lugares con equipos antiguos.
  • Nunca digas tu código PIN. Nadie tiene derecho a preguntarlo – no hay excepciones en este punto. No escribas tu código PIN. Si tienes miedo de olvidarlo, utiliza un gestor de contraseñas especial para tu smartphone (mira nuestras aplicaciones para iOS y Android). Al teclear tu PIN en un cajero automático o terminal POS, cubre el teclado con la otra mano. No permitas que nadie se pare cerca y vea. Si sospechas que el código PIN fue robado, informa a tu banco de inmediato.
  • Reporta cualquier problema que tengas. Desde una tarjeta perdida a un recargo de tu banco. El tiempo es crucial, ya que los ladrones tratarán de usar tu tarjeta robada tan pronto como sea posible.
  • Asegúrate de que pagas en línea de forma segura. En resumen, el equipo debe estar libre de malware, su red protegida y la conexión encriptada. Por otra parte, tienes que asegurarse de que estás conectado a un genuino servidor de una tienda o de tu banco, y no uno falso. Estas normas son realmente difíciles de aplicar de forma manual, es por eso que hay una solución simple, que ya viene “empaquetada” directamente para ti. Se llama “Dinero Seguro” y es un componente de Kaspersky Internet Security y de Kaspersky PURE.
  • Evita el phishing. Es muy popular entre los criminales el envío de correos masivos que fingen ser de un gran banco (por ejemplo, Barclays), de algún minorista (por ejemplo, Amazon) o proveedor de servicios en línea (como Apple). Estos correos dicen que debes confirmar tu cuenta o la entrega de algún delivery bastante caro pero al hacer clic en el enlace, serás llevado a una página web falsa del banco / minorista / proveedor, solicitando que introduzcas tu contraseña o datos de la tarjeta de crédito. Para evitar esta amenaza, nunca hagas clic en un vínculo de este tipo. Si estás preocupado por la seguridad de tu cuenta, abre el sitio web correspondiente (por ejemplo icloud.com o amazon.com) manualmente e inicia sesión allí. No hagas clic en el enlace. Simplemente no lo hagas.

 

Si tienes consejos extra, ¡no dudes en dejarlos en los comentarios aquí debajo!

 

Traducido por: Guillermo Vidal Quinteiro y Berenice Taboada Díaz