Siete Hábitos Útiles Para Una Internet Más Segura

10 Feb 2014

Mañana se celebra el “día internacional por una Internet más segura”. Tú mismo puedes hacer tu experiencia en la red mucho más segura, sin la necesidad de tomar medidas extremas o de contar con grandes tecnologías. Tan sólo se requieren unos cuantos buenos hábitos.

safe

El próximo martes celebraremos, por décima vez en nuestra historia, una fecha de corta vida pero muy importante: El día de una Internet más segura. Esta fecha fue presentada por primera vez en 2004, con el objetivo de recordarles a las personas lo salvaje y peligroso que puede ser Internet y de plantear un conjunto de reglas para hacer de Internet un ambiente más civilizado. Desafortunadamente, lograr que Internet sea 100% segura es imposible. Es por eso que el nombre de este día –Una internet más segura- expresa con precisión la esencia de esta fecha: la misión principal es hacer de Internet un lugar más seguro. No deberías esperar que los gobiernos, las regulaciones internacionales, Apple o Google tomen el mando en esta tarea. Cada uno de nosotros comparte esta responsabilidad.

1) Ama las actualizaciones

Activa las actualizaciones automáticas para todas las aplicaciones que usas diariamente. En primer lugar, cuida de tu sistema operativo, tu navegador de Internet, tu mail y tus softwares de mensajería instantánea. También actualiza tus lectores de PDF, Flash y Java. Esto sólo toma 3 minutos y debe hacerse una única vez, pero permite fortalecer mucho tu PC contra virus y malware.

2) Higiene de la red

Problemente no empezarías tu almuerzo sin haberte lavado las manos previamente. Entonces, ¿Por qué no tendrías esos mismos hábitos para con tu PC de trabajo? Simplemente no ensucies tu PC. Si se trata de tu computadora personal, En primer lugar, debes contar con un antivirus confiable y actualizado. Pero cuanto más mejor: piensa en una solución de punta a punta como Internet Security. Si la PC que usas es ajena, lo mejor es que compruebes de antemano si tiene un antivirus instalado, si éste está actualizado y cuándo se efectuó el último análisis. Si tuvieras dudas sobre alguna de estas cuestiones, realiza un análisis rápido antes de ingresar tu contraseña a tus cuentas de mail, las herramientas bancarias o las redes sociales. ¿Qué harías si algún keylogger le envía esta información a los cibercriminales?

3) Un Smartphone ES una computadora

Repite esta afirmación más seguido. No se trata de preferir un Smartphone o una PC. Simplemente se trata de comprender que los dispositivos móviles pueden ejecutar software y malware. Esto significa que todas las medidas de protección –actualizaciones, antivirus, restricción para la instalación de software- son igualmente cruciales tanto para las PCs como para los Smartphones. Además, cuando se protege un Smartphone, se aprende un nuevo conjunto de habilidades en el cuidado de los dispositivos móviles: protección anti-spam, herramientas anti-phishing y aplicaciones para localizar teléfonos robados o extraviados.

Todas las medidas de protección –actualizaciones, antivirus, restricción para la instalación de software- son igualmente cruciales tanto para las PCs como para los Smartphones.

4) Enlaces peligrosos

En realidad, los enlaces web fueron diseñados para hacer la vida de las personas más sencilla: con ellos a tu disposición, puedes desembarcar en la página que deseas con tan sólo un click. Desafortunadamente, los delincuentes les dan también un buen uso a los enlaces, enviándote hacia páginas web pobladas de malware o exponiéndote a los ransomware. Existe una forma de evitar esto y no necesariamente implica saber diferenciar un link confiable de uno sospechoso: si recibes un enlace por mail o por medio de un mensaje de texto, no clickees en él a menos que tú se lo hayas solicitado a la persona que te lo envió. Un buen ejemplo para esta situación es: si tu banco te envía una notificación importante y te ofrece que clickees en un enlace para “seguir leyendo”, no lo hagas. Abre una nueva ventana de tu navegador e ingresa al sitio web de tu banco manualmente.

El Segundo tipo de enlaces peligrosos son los banners provocativos, tentadores y de advertencia. En Internet existe una regla de acero: a las imágenes y los banners de las páginas web les gusta avisarte que te ganaste un premio, que tu PC está bajo amenaza, que debes actualizar tu reproductor o que puedes hacer que tu computadora funcione más rápido. Casi el 100% de estos avisos son fraudulentos y no debes clickear en ninguno de ellos.

5) Utiliza un administrador de contraseñas

Te cansarás de recordar todas las contraseñas de las decenas de páginas web que requieren registrarse. Esta situación usualmente desemboca en utilizar la misma clave para todo. La contraseña más utilizada de año es, evidentemente, “123456”. Con el objetivo de evitarte el miserable destino de formar parte de las malas estadísticas, lo más sensato es que utilices una aplicación especial que sea capaz de crear contraseñas seguras e irrepetibles para muchos sitios web. La única contraseña que tendrás que recordar es la de la aplicación.

6) Aprende a reportar

Las amenazas online no se limitan solo a los fraudes y al malware. Abusadores, provocadores y trolls de foros son otros tipos de ejemplos. Los adolescentes y los niños son mucho más vulnerables a este tipo de amenazas, debido a que la mayoría de las veces no son capaces de desviar o ignorar los ataques verbales. Si embargo, existe una forma de no involucrarte en discusiones acaloradas e insultantes. La mayoría de los foros, redes sociales y chats cuentan con un botón de “bloquear usuario” y “reportar abuso”. Úsalos sin titubear: en primer lugar, reporta el comentario abusivo. Luego, reporta al atacante para desarmarlo. Haz lo mismo para con aquellos que publican contenido inapropiado.

7) Habla con tus hijos. Y con tus padres

Todas las reglas que citamos arriba son simples y fáciles de aplicar, pero éstas muchas veces no son tan obvias para ciertos grupos de usuarios: los niños y las personas mayores. Por esta razón, es necesario que les recuerdes varias veces cada una de estas recomendaciones. Además de enseñarles las reglas de la higiene de la PC y ayudarlos a que se protejan ellos mismos del malware y los delincuentes, es muy importante que les inculques la idea de que no todo lo que se dice en Internet es cierto. Aunque la mayoría de las afirmaciones que aparecen en la red no son mal intencionadas, se difunden de una manera irresponsable. Toda la información debe ser chequeada. Sólo necesitas de una pequeña búsqueda en Google para comprobar si Barack Obama se divorció, si el oscillococcinum es eficiente para tratar la gripe o si tal niño aún necesita una donación de sangre (este tipo de mensajes muchas veces se mantienen vigentes en Internet cuando ya se resolvieron mucho tiempo atrás).

 

Traducido por: Guillermo Vidal Quinteiro