Protege a Tus Hijos Contra el Ciberbullying

¿Sabes qué es lo que hace tu hijo cuando utiliza su smartphone o su tablet? Tal vez todo esté bien y quizás sólo esté viendo una película o jugando algún

¿Sabes qué es lo que hace tu hijo cuando utiliza su smartphone o su tablet? Tal vez todo esté bien y quizás sólo esté viendo una película o jugando algún juego. Aunque también es posible que no sea así, y que en este momento, alguien esté acosando a tu hijo en chat de Internet. Lo cierto es que,  si no supervisas la vida online de tus hijos, nunca podrás saberlo.

El Ciberbullying (acoso cibernético) es uno de los efectos más desagradables de la hiper-socialización que generan Internet y las redes sociales. Para aquellos que no están familiarizados con este fenómeno, el Ciberbullying involucra toda comunicación en línea llevada a cabo con la intención de acosar y/o degradar a una persona. En la mayoría de los casos, las víctimas son niños.

Por desgracia, hoy en día, el acoso cibernético se ha convertido en una problemática muy común. Casi la mitad de los niños han sido intimidados alguna vez en Internet, y 1 de cada 4 ha sido víctima de estos abusos en más de una oportunidad.

“Internet aporta una gran cantidad de beneficios, pero, por desgracia, también le permite a ciertas personas dar rienda suelta a sus características destructivas. En este sentido, el acoso cibernético se ha convertido en un problema muy extendido en la actualidad. Para las víctimas, el daño psicológico puede ser enorme y duradero. Probablemente no exista una respuesta puramente tecnológica que explique este fenómeno. No obstante, es necesario hablar abiertamente de este tema para poder crear conciencia sobre él. Esa es la única forma de ayudar a los jóvenes y a sus padres a transformar a Internet en un lugar seguro y agradable”, explica Eugene Kaspersky.

Según los expertos, los niños y adolescentes están mucho más profundamente inmersos en el mundo de la comunicación virtual que los adultos, y se toman muy seriamente todo lo que les sucede en línea. En contraste con los adultos, los jóvenes poseen un mecanismo psicológico de defensa mucho más débil. Piensa, por ejemplo, en cuántas veces te has sentido enojado, triste o molesto por un enfrentamiento que tuviste online. Ahora imagina lo que podría llegar a sentir tu hijo en una situación similar.

En este punto, debemos tener en cuenta que los mayores pueden elegir su comportamiento. A veces quieren relajarse y actuar sin pensar, como los niños; pero, en general, los adultos saben cómo y cuándo actuar como adultos. Sin embargo, los niños siempre se comportarán como niños. Eso no es algo malo, por supuesto. Los niños deben tener curiosidad y experimentar para descubrir de qué se trata el mundo. El punto es que, a veces, ese comportamiento puede ser peligroso, y los padres deben ayudar a sus hijos a resolver estos problemas.

cyberbullyingEntonces, ¿qué deben hacer los adultos para proteger a sus hijos contra el acoso cibernético y los traumas que éste produce?

  1. En primer lugar, sé paciente, tomará tiempo, al igual que cada problema de gravedad. Los problemas con el acoso cibernético no se pueden resolver en un par de minutos.
  2. No esperes que tus  hijo se acerque a ti con su problema. Lo más probable es que eso no ocurra nunca. Eres tú quien debe iniciar la conversación.
  3. Por supuesto, cada persona tiene derecho a la privacidad. Pero esta no es una razón válida para descuidar la actividad en línea de tu hijo. Aprende lo que hacen tus hijos en las redes sociales. Para empezar, añádelos a tu lista de amigos en todas las redes sociales en las que ambos tienen cuentas. Tan sólo el 20% de los padres hacen esto. Hagamos que esta cifra sea mayor.
  4. Habla con tus hijos sobre el ciberbullying. Bríndales confianza para que se acerquen a ti cada vez que se enfrenten a este problema. Explícales que el acoso cibernético es un problema muy común, esto podría ayudar a que tus hijos se den cuenta de que no hay nada malo con ellos.
  5. No utilices la prohibición. Quitarles el teléfono a los niños o desconectarlos de Internet no ayudará. En realidad, esas prohibiciones son las que tus hijos más temen, y representan la principal razón por la cual evitan hablar contigo de estos problemas.
  6. Habla con tus  hijos acerca de la seguridad en línea y la privacidad. Muéstrales cómo cambiar las configuraciones de privacidad de las redes sociales, para evitar que extraños vean su información personal.
  7. Para proteger a tus hijos de la manera más eficiente posible, utiliza aplicaciones de control parental. Por ejemplo, Kaspersky Lab ha desarrollado recientemente una nueva aplicación llamada Kaspersky Safe Kids. Puedes descargar esta aplicación para Windows, Mac, iOS o Android.

appstore

googleplay

Consejos