Uno de cada cuatro latinoamericanos preferiría que asaltaran su casa o robaran su auto a que hackeen sus redes sociales

15 Nov 2018

Uno de cada cuatro latinoamericanos preferiría que entraran a robar a su casa o sustrajeran su auto antes que hackeen sus redes sociales y las bloqueen para siempre, según reveló un estudio regional1, desarrollado por primera vez por Kaspersky Lab en conjunto con la consultora chilena de estudios de mercado CORPA. De acuerdo al sondeo, los que más estarían dispuestos a vivir estas situaciones son los colombianos, con un 32%, seguidos por brasileños (27%), argentinos y chilenos (25%), peruanos (24%) y mexicanos (22%).

Según el estudio, que se enmarca en la campaña “Resaca Digital” promovida por la compañía global de ciberseguridad para concientizar sobre los riesgos a los que están expuestos los usuarios cuando navegan sin precaución, los internautas latinoamericanos pueden convertirse en presa fácil de los ciberdelincuentes debido a una serie de comportamientos descuidados. Por ejemplo, en promedio, el 19% de ellos no cuenta con una contraseña de acceso a sus dispositivos móviles, el 40% ha compartido su clave de ingreso a smartphones y tablets, más de la mitad ha facilitado sus datos personales en al menos cinco páginas web, y el 82% deja abierta sesiones en sus dispositivos móviles.

 

Esta excesiva confianza de los usuarios podría derivar en más de una problemática. El hackeo a un perfil social, como Facebook o LinkedIn por ejemplo, puede conducir -entre otras cosas- a la suplantación de identidad, permitiendo que el cibercriminal publique comentarios o imágenes que pueden comprometer la reputación del individuo; o incluso al robo total de la identidad de la víctima.

 

De hecho, de acuerdo a la encuesta, el 22% de los consultados declara haber sido hackeado y de éstos, Perú lleva la delantera con un 28% de usuarios vulnerados. Le siguen Colombia y México, con 23%, Brasil (21%), Chile (19%) y Argentina (17%). En general, los internautas que más dicen haber sufrido ciberataques son jóvenes de entre 18 y 24 años, y los que menos los han vivido son adultos de entre 25 y 34 años.

 

“Una gran parte de estos ataques se produce por los malos hábitos que tienen los internautas y porque muchos de ellos claramente no dimensionan los peligros a los que se exponen cuando navegan”, recalca Dmitry Bestuzhev, director del Equipo Global de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab en América Latina. “De hecho, la gran mayoría parece aislar su vida digital de su vida actual y no caen en cuenta en que lo que hacen o pase en línea afecta su vida fuera de línea”.

 

Seguridad mermada

 

El estudio arrojó además que el 55% de los latinoamericanos no lee las condiciones de una aplicación antes de descargarla en sus dispositivos, porque las considera extensas y aburridas, o porque no cree que esto lo perjudique, mientras que un 9% no lo hace porque no las entiende. En tanto, el 43% admite no contar con una app de seguridad y un 42% tiene instalada una, pero solo un 5% cuenta con una versión paga que incluye soluciones más completas y personalizadas. Por último, el 16% de los encuestados no sabe si la tiene.

 

Quienes menos se preocupan de mantener resguardados sus dispositivos son los argentinos, ya que el 50% de ellos asegura no contar con una app se seguridad. Le siguen los chilenos (49%), mexicanos (42%), brasileños (41%) y, finalmente, peruanos y colombianos (38%).

 

En la misma línea, el 40% de los latinoamericanos admite haber desactivado una o varias veces su solución de seguridad en su PC o celular porque no le permitía descargar una app. Los hombres optan más por hacerlo, con un 50% versus las mujeres con un 30%. De quienes la desactivaron, la mayoría corresponde a jóvenes de entre 18 y 24 años, mientras que un 16% de los consultados ni siquiera sabe si alguna vez la desactivó.

 

Desactivar la solución de seguridad del smartphone o tablet es un grave error, pero no tener instalada una lo es aún más. Existen muchas opciones en el mercado, gratuitas incluso, que permiten mantener protegidos los dispositivos, aunque sea de forma básica”, destaca el especialista. Y añade que “mientras los usuarios no le den la misma importancia a la seguridad digital a la que le dan a sus perfiles de redes sociales o a su vida fuera de línea, los ciberdelitos continuarán ocurriendo. Es ingenuo pensar que no nos pasara nada. A cualquiera le pueden robar dinero, claves, información personal. Los ciberdelitos aumentan cada día más y nadie está libre de ellos”.

 

Para incrementar la seguridad de los dispositivos móviles, Kaspersky Lab recomienda instalar Kaspersky Security Cloud, un servicio de seguridad adaptativo que va más allá del antivirus tradicional para proteger a los consumidores de cualquier amenaza digital que enfrenten, incluyendo phishing, malware y aplicaciones maliciosas. La solución ofrece protección personalizada según las necesidades individuales de los usuarios, en función de su comportamiento en línea, los dispositivos en que esté conectado, ubicación y más.