Cómo funcionan las eSIM

25 Ene 2019

Comienza a ser común que una tecnología permanezca en la sombra durante años hasta que la adopta Apple y aparece en todos los titulares. Hace unos tres años, ya hablamos sobre el primer smartwatch con la famosa tecnología eSIM, pero es ahora cuando se está dando a conocer, ya que los iPhone XR, XS y XS Max utilizan esta tecnología, gracias a los cuales se puede agregar una SIM virtual a la normal.

¿Cómo funciona y cuáles son las ventajas? Echemos un vistazo.

Evolución de la tarjeta SIM

Los primeros celulares no tenían tarjeta SIM. En su lugar, se programaban por un operador, con una “cuenta de usuario” para identificar la red almacenada en la memoria del dispositivo. Las tarjetas SIM aparecieron en el GMS (sistema global para las comunicaciones móviles) de 1991, lo que permitió que los suscriptores utilizaran su teléfono en cualquier red y, viceversa, su cuenta de operador (es decir, número de teléfono) en cualquier teléfono, con tan solo insertar un trozo de plástico con un microchip.

Mientras que los teléfonos y los módems han sido los únicos dispositivos conectados a la red, todo el mundo estaba satisfecho. De hecho, el único cambio que han sufrido las tarjetas SIM fue el tamaño: con los años se han vuelto más pequeñas. La mini-SIM (la que recordamos como “normal”) fue remplazada por la micro-SIM y esta, por la nano-SIM. Pero hemos llegado al límite, la nano-SIM es tan solo un microchip con el plástico justo y necesario.

Ahora, con el Internet de las Cosas y sus sensores, smartwatches y dispositivos aún más pequeños, la ranura de la nano-SIM es un lujo inadmisible. Por ello, utilizan la eSIM, una tarjeta SIM incorporada.

A simple vista, pareciera que estamos ante el regreso de los teléfonos programables. No obstante, este microchip revolucionario (de aproximadamente 5×6 mm, mucho más pequeño que una nano-SIM) no solo almacena datos de suscripción, sino que también permite la descarga en remoto. Es decir, no hay que introducir manualmente tarjetas SIM en miles de sensores de aparcamiento o en controladores de semáforos, ni volver a solicitar un lote de tarjetas cuando cambien los operadores.

Las comunicaciones cada vez son más móviles

La tecnología eSIM no solo viene bien para los dispositivos inteligentes, sino que también favorece la compra de tarjetas SIM en remoto. Los operadores se ahorran el dinero que invierten en los envases, en el alquiler de los locales, en las tarifas de los distribuidores y demás y los clientes ahorran tiempo y esfuerzo al no tener que ir a una tienda o esperar a que llegue el paquete.

También es perfecto para los viajeros que buscan evitar los costes de itinerancia. Comprar la tarifa online adecuada para ti y descargarla directamente a tu teléfono es mucho más simple que comprar una en el extranjero, sobre todo si no dominas el idioma.

Por qué la transición a la eSIM no tendrá lugar de un día para otro

La tecnología eSIM presenta ventajas e inconvenientes, al menos para los operadores.

Evidentemente, simplifica la venta de servicios, pero también facilita que los clientes se vayan con la competencia. Actualmente, hay un plazo de tiempo entre que se solicita la nueva tarjeta SIM y que se recibe, pero con la tecnología eSIM, obtienes el código de activación de forma mucho más rápida. Lógicamente, los operadores no quieren que te vayas tan fácilmente.

Además, en la mayoría de los países occidentales, los smartphones están vinculados a un operador que los vende y, por tanto, solo funciona con sus tarjetas SIM. Pero Apple ha perturbado del todo el ecosistema dejando la iniciativa en manos de los fabricantes de dispositivos e instando a los operadores a desarrollar las ventas online.

Cuando la eSIM no está disponible, ni siquiera en iPhone

No se trata solo de los operadores, sino que los legisladores también se están resistiendo a la expansión de la eSIM. En algunos países, la ley requiere que se especifique en los contratos un identificador SIM (que solo aparece en las tarjetas SIM físicas). Además, en otros, los operadores están obligados a realizar verificaciones de identidad con pasaporte de los suscriptores, pero en teoría este problema puede resolverse fácilmente. Por ejemplo, algunos usuarios pueden registrarse usando una selfie con un pasaporte (y sí, al igual que con otros datos personales robados, estas selfies se venden en la darknet).

Los residentes de China continental, uno de los mercados más importantes de Apple, tampoco tendrán la opción de probar la tecnología eSIM por el momento. Según la información del sitio web de Apple, en vez de un iPhone con eSIM incorporada, los modelos de China se venderán con dos ranuras para nano-SIM. Asimismo, los dispositivos nuevos en Hong Kong y Macao incluirán dos tarjetas SIM extraíbles. La eSIM estará disponible, pero solo en los iPhone XS.

Qué operadores admiten eSIM

Actualmente, las compañías móviles de la mayoría de los países europeos proporcionan eSIM para iPhone, además de Canadá, Qatar, Singapur, Taiwán, Hong Kong, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos, India, Kuwait y EE. UU.

Las tarjetas SIM de “turistas” también se pueden comprar en los operadores internacionales Truphone y GigSky. Para muchos, las tarjetas SIM para viajes son, de hecho, la única forma de probar las eSIM en un futuro previsible. En los países en los que los operadores admiten las eSIM, estos servicios están disponibles solo para los residentes locales y no en teléfonos bloqueados (es decir, uno vinculado a una compañía en concreto).

Cómo acceder a la red móvil con eSIM

Conectar una tarjeta SIM virtual no es complicado. El suscriptor solo tendrá que escanear un código QR generado por el operador o introducir manualmente los siguientes parámetros: la dirección del servidor SM-DP+ (siglas de Subscription Manager Data Preparation) y el código de activación).

El servidor SM-DP+ es el lugar en el cual se generan los perfiles del suscriptor y el programa LPA (siglas de Local Profile Assistant) del dispositivo solicita el perfil relevante y lo carga en la eUICC (siglas de Embedded Universal Integrated Circuit Card), el microchip en el cual este perfil se almacena posteriormente en forma cifrada. La eUICC también se utiliza para la autorización de la red.

Además, puede alojar perfiles SIM simultáneamente, con una capacidad de memoria de 512KB frente a los 64 o 128KB de las tarjetas SIM tradicionales. Esto permite a los usuarios alternar tarjetas SIM virtuales. Para ello, en el nuevo iPhone, el usuario tiene que seguir la siguiente ruta: Ajustes > Datos celulares > Planes de datos.

Como puedes comprobar, no es nada complicado conectar una eSIM. Los propietarios del nuevo iPhone deberían intentarlo y, si no se admite esta tecnología en tu país, siempre puedes comprar una tarjeta SIM virtual cuando estés en el extranjero.