Todo lo que tienes que saber sobre el bloqueador de anuncios integrado en Chrome

22 Feb 2018

Pocas personas aprecian los anuncios en Internet, ¿cómo te van a gustar esas imágenes tan feas y molestas que ocupan media pantalla cuando estás concentrado leyendo un artículo interesante, o peor, el audio estridente de un video publicitario que haya al fondo de la pantalla? Por ello, no resulta asombroso que los bloqueadores de anuncios lleven tanto tiempo por aquí y que sean tan populares, de hecho, un estudio de Reuters afirma que casi un cuarto de los usuarios de Internet tiene uno instalado.

La tecnología de los bloqueadores de publicidad ya está más allá: Google Chrome está programado para bloquear los anuncios de forma automática. Eso sí, no todos.

¿Cuáles son los que no pasarán la criba? ¿Son todos los anuncios malos? Vamos a averiguarlo.

¿Pero qué es un bloqueador de anuncios?

Los bloqueadores de anuncios son extensiones de navegador que esconden los anuncios, prohibiendo a los servidores de publicidad descargar su contenido en las páginas que visitan los usuarios.

¿En qué se diferencia el bloqueador de anuncios integrado en Google Chrome?

A diferencia de las extensiones de bloqueadores de anuncios, Chrome tiene el concepto de que no todos los anuncios son malos. Por ejemplo, imagínate que se trata de un anuncio que no te molesta, sino que te ofrece un descuento o una solución que te interesa; esto te vendrá bien tanto a ti como al anunciante. Chrome también sabe que no todos los anuncios son igual de desagradables, además, la mayoría de los sitios web se ganan la vida con la publicidad. Por ello, Google solo bloqueará aquellos anuncios que sean más intrusivos.

¿Y qué es demasiado? ¿Cómo va a decidir Chrome qué bloquear?

El bloqueador de anuncios seguirá las directrices de Coalition for Better Ads. Sin embargo, si un solo anuncio de un sitio web no cumple con los estándares de CBA, Chrome bloqueará no solo ese anuncio, sino toda la publicidad del recurso.

Sin embargo, Google dejará la decisión final en manos de los usuarios. A los visitantes del sitio web se les pedirá que bloqueen un anuncio, pero tienen la opción de no hacerlo.

Espera, ¿qué es Coalition for Better Ads?

La CBA es la alianza de anunciantes, grupos comerciales, publicistas y grandes empresas que se unieron en septiembre del 2016 para hacer mejoras en la publicidad. Alguno de sus gigantes son Google, Facebook, Microsoft, Reuters, The Washington Post, Procter & Gamble y Unilever.

Su objetivo es reducir los anuncios malos para que los anunciantes que cumplen con las normas tengan mejor acceso a los clientes. Como explica el vicepresidente de Google, Sridhar Ramaswamy, un único banner intrusivo puede provocar que el usuario acabe bloqueando todos los anuncios, lo que complica que las empresas alcancen su audiencia y que los recursos online pierdan ingresos y dejen de ofrecer un contenido decente.

¿A qué se dedica Coalition for Better Ads?

Primero, la unión estudia qué puede resultar más molesto a los usuarios de la publicidad online, después de encuestar a 25.000 personas en Norte América y Europa. Tienen en cuenta aspectos como las medidas del anuncio, el tiempo de carga, el impacto en el funcionamiento de la web y otros detalles pequeños, aunque importantes. Con todos estos datos, desarrollaron una serie de normas para la publicidad.

Es evidente que esta unión no actúa por amor al arte, sino porque sus miembros están perdiendo dinero. Esto no impide que estudien la raíz del problema, poniéndose a ellos mismos en primer lugar, en vez de luchar contra enemigos imaginarios o, en este caso, los bloqueadores de anuncios.

¿Cuáles son estas normas?

El primer borrador de la BCA recoge una lista de los anuncios que “menos gustan a los consumidores” y que generan el ansia de eliminar todos los anuncios. Estos son:

  • Los anuncios emergentes que aparecen mientras se carga la página: ya sea llenando toda la pantalla o dejando una pequeña parte del contenido del sitio para que el usuario desvíe la mirada.
  • Los vídeos de reproducción automática con audio: aquellos que salen de la nada y que cierras corriendo sin leer nada.
  • Los anuncios con cuenta atrás que no se pueden cerrar.
  • Los anuncios que se aferran al fondo de la pantalla mientras te desplazas por la página (sobre todo si ocupan un 30 % o más de la pantalla).

En cuanto a los dispositivos móviles, la lista cambia y casi se duplica, ya que incluye todos los tipos de anuncios que cubren la pantalla: aquellos que te obligan a desplazarte para deshacerte de ellos, los que aparecen cuando pulsas un enlace y te obligan a esperar o los que ocupan más del 30 % de la pantalla. Los anuncios Flash animados solo aparecen en la lista de los dispositivos móviles, cambiando de forma constante el texto y el color de fondo. Pero para los usuarios, los anuncios que están al final de la pantalla resultan menos irritantes, por esta razón no están vetados según estas normas.

¿Cómo detecta Google la publicidad molesta?

Para el cumplimiento de las normas, se revisan los sitios y, entonces, los administradores dan el visto bueno o conceden 30 días para resolver los problemas. A los dominios que ignoran la notificación de Google se les niega el derecho a mostrar anuncios en Chrome. Después de haberlo corregido todo, se podría solicitar un segundo análisis, en caso de superarlo sin problemas, el dominio puede empezar a ganar dinero de nuevo.

Ya no hay anuncios, pero el espionaje continúa

Bien está lo que bien acaba, ¿no? Los usuarios reciben solo anuncios amistosos y los propietarios de los sitios ganan dinero. Sin embargo, esto no acaba aquí, ya que te protegen de los banners y los vídeos intrusivos, pero Google y otras empresas siguen monitoreando todos los movimientos de los usuarios, aunque de forma más discreta. Si las invasiones de privacidad te molestan tanto como los anuncios Flash, nuestro consejo es que uses una herramienta de confianza que evite el monitoreo como, por ejemplo, la función Navegación privada en Kaspersky Internet Security.

Hay más navegadores además de Chrome, por lo que para todos aquellos que no cuentan con sus propios bloqueadores incorporados, al menos de momento, te recomendamos Kaspersky Internet Security con su herramienta Anti-Banner.