8 reglas de seguridad para el uso del WiFi público

7 Dic 2015

Hoy en día, tenemos redes WiFi públicas casi en todos lados. Podemos acceder a Internet desde la calle, en el metro o en el autobús, además de en los hoteles o en cafeterías como Starbucks. A menudo, ni siquiera se necesita una contraseña, nos conectamos directamente y a navegar, así de fácil. Es muy cómodo y sencillo, pero, por desgracia, también lo es para los cibercriminales.

wifi-10x10-FB

Con el predominio de estas redes gratuitas, los criminales colocan falsas redes WiFi gratuitas, el precio que pagas es el de permitirles robar tus credenciales de acceso. Ya que es complicado identificar estas redes falsas, el mejor les aconsejo evitar el uso de WiFi público y solo conectarse a Internet desde la casa o con conexión móvil. Aunque este es el mejor consejo a seguir, sabemos que no siempre es posible. Por ello, aquí van unos consejos sobre cómo puedes protegerte de estas amenazas.

1. No confíes nunca en redes WiFi que no requieran contraseña. Los cibercriminales suelen crear estas redes para acceder a tus datos personales.

2. Las redes que piden contraseñas tampoco son de confiaza. Un criminal puede averiguar fácilmente la contraseña de una cafetería o de un centro comercial y crear un punto de acceso a una red WiFi falsa con el mismo nombre.

3. Desactiva el WiFi cuando no lo estés usando. Esta medida protegerá tus datos y te ayudará a ahorrar batería en tu dispositivo. Comprueba que este no tenga activada la opción de conectarse automáticamente a una red WiFi desconocida. Si la tiene, desactívala. Esta medida también te protegerá de los métodos de rastreo que usan algunas organizaciones.

Por ejemplo, cuando te paseas por un centro comercial con el WiFi activado, tu teléfono está buscando todas las redes disponibles. Por lo tanto, el dispositivo transmite una única dirección MAC. Cada punto de acceso a una red WiFi que recibe una solicitud de tu teléfono puede registrar esta información.

Con esta información, los especialistas en marketing a menudo crean mapas con las rutas de sus clientes, para saber qué les atrae. Por ejemplo, si te paras a atarte los zapatos cerca de una perfumería, prepárate: pronto recibirás anuncios de perfumes caros.

4. Las necesidades básicas. Al utilizar una red wifi pública no abras tu cuenta bancaria o cualquier otro servicio importante. Opta por utilizar tu conexión móvil.

5. HTTPS solamente. Algunas páginas web son compatibles con https, que cifra todo lo que se envía y recibe de la página web. Algunos ejemplos son: Google, Wikipedia y Facebook. Si puedes, activa esta opción para todos los servicios más importantes.

6. Recomendaciones para los usuarios de Google Chrome, Firefox y Opera: si viajas mucho y conectas tu laptop en cafeterías, hoteles y otros lugares públicos, instala un plugin especial para el navegador, que permite el acceso seguro a Internet. Te recomendamos HTTPS Everywhere de la Fundación Fronteras Electrónicas(Electronic Frontier FoundationEFF, en inglés). Por defecto ofrece una conexión segura con Yahoo, Ebay y Amazon, entre otros sitios. También se pueden agregar manualmente otros recursos web.

7. Procura el uso de una red privada virtual o VPN. Se trata de un buen método para proteger tus datos, ya que el servicio VPN cifra todo lo que envías.

Normalmente, las conexiones VPN son de pago, pero en Google puedes encontrar opciones gratuitas. Por ejemplo, puedes probar ProXPN, Cyber Ghost, Your Freedom y HotSpot Shield. Estos proveedores ofrecen planes básicos gratuitos, pero con límite de velocidad. La tarifa plana junto con otras características interesantes tienen un coste extra de varios euros al mes.

Además, la VPN tiene algunos beneficios adicionales: te permite acceder a algunos recursos que están restringidos a tu país y al extranjero (si lo necesitas).

8. ¡Instala una buena solución de seguridad! Por ejemplo, Kaspersky Internet Security te alertará al conectarte a una red poco fiable y evitará que los cibercriminales accedan a tus contraseñas.