¡Cuidado Con Los Fraudes de las Tarjetas de Crédito en Brasil!

14 Jul 2014

Debemos saber que no todos los campos de juego están nivelados cuando nuestros rivales son los los cibercriminales. En este sentido, dada la enorme cantidad de personas que se congregaron en Brasil para asistir a la Copa del Mundo, el país carioca se ha convertido en un lugar ideal para el fraude de tarjetas de crédito. Aparte de los ataques de Troyanos Bancarios y del fraude de las Boletas de Pego de Servicios, los fraudes de tarjetas de crédito son una moneda corriente en Brasil.

El aspecto técnico de esta amenaza “carder” fue investigado por el experto de Kaspersky lab Fabio Assolini. Hoy me gustaría centrarme en un par de historias de conocidos que se han convertido recientemente en víctimas de la cultura carder de Brasil. Estas personas que nombraré son viajeros experimentados, que siempre tieien cuidado en el uso de sus tarjetas de crédito, pero que, aun así, se convirtieron en víctimas de los delincuentes y tuvieron que hacer frente a las consecuencias de manchar un viaje a un país que, más allá de esta circunstancia desafortunada, es hermoso.

brazil-carders1

Recientemente, un amigo me contó una historia horripilante sobre un fraude de tarjetas de crédito que él mismo sufrió. Mi amigo realizó un viaje de negocios a la ciudad de Sao Paulo. Dado que es un hombre precavido, no utilizó su tarjeta de crédito en ningún momento salvo cuando tuvo que pagar las expansas del hotel en el que se hospedaba, confiado de que se trataba de un establecimiento de prestigio multinacional. Lamentablemente, esta confianza hizo muy poco para mitigar los efectos del malware en las computadoras del hotel utilizadas para realizar las transacciones.

Incluso al pagar en una institución confiable como un hotel o un restaurante, se puede sufrir un fraude con las tarjetas de crédito.

Su tarjeta de crédito fue clonada y utilizada para comprar pasajes de avión, hacer reservas en hoteles e, incluso, registrarse en un horóscopo online. Los gastos llegaron a los $2,000 y teniendo en cuenta que la tarjeta era de un banco latinoamericano, cuyas políticas hacen poco para proteger a los clientes, mi amigo tuvo que hacerse responsable por cada centavo que no pudo recuperar a través de transacciones en disputa.

Cuando somos extranjeros, nos enfrentamos a muchas desventajas, ignorando por ejemplo que estas amenazas también están presentes en las grandes instituciones -hoteles, bancos, restaurantes, etc- Afortunadamente para mi amigo, las pérdidas no fueron tan excesivas si se las compara con otros casos.

En otro caso similar, un conocido me confesó haber vigilado cuidadosamente el uso de su tarjeta de crédito durante la totalidad de su estancia en Brasil. Sin embargo, cuando iba a salir del país desde el aeropuerto, decidió comprar una camiseta de la selección de fútbol de ese país. La transacción tardó, dado que el empleado de la tienda aseguraba que la tarjeta seguía apareciendo como rechazada, por lo que necesitaba llevarla a otro posnet en el cuarto de atrás, una técnica utilizada para ganar tiempo con el fin de clonar una tarjeta de crédito fuera de la vista de su propietario. Mi amigo finalmente se fue con su camiseta de Kaká, al tiempo que los delincuentes se llevaban su información y compraban con su dinero todos los materiales necesarios para ayudar a construir una casa y reparar un coche en Brasil, gastando cerca de U$S 30,000. Afortunadamente, este conocido estaba afiliado a un banco de EE.UU. y pagaba una cuota anual a una aseguradora contra el fraude. Afortunadamente,gracias a esto, su situación se resolvió.

Por esta razón, es muy importante que, si decides viajar a Brasil, debes tomar una postura de seguridad proactiva antes de planear el viaje. Contacta a tu banco y haz que cambien tu tarjeta de cinta magnetica por una de chip y pin y, si es posible, pide tarjetas de viaje, ya que estas pueden ser desechadas luego de terminado el viaje. También trata de usar dinero en efectivo, eso te mantendrá alejado de los fraudes de tarjetas.

Traducido por: Guillermo Vidal Quinteiro