¿Cómo serán las oficinas del futuro?

¿Alguna vez te preguntaste como lucirá una oficina en diez años? Lo primero que estoy seguro que vendría a tu mente es algo tecnológico, con un toque de ciencia ficción

¿Alguna vez te preguntaste como lucirá una oficina en diez años? Lo primero que estoy seguro que vendría a tu mente es algo tecnológico, con un toque de ciencia ficción barato. ¿No?  Un lugar con un escáner de retina en la entrada, un robot que haga de asistente, un jefe en forma de avatar, etc. Se trata de un imaginario que hoy, de hecho, existe pero con cierto toque “geek”.

Office

Sin embargo, es más probable que los lugares de trabajo no tengan tantos artilugios, aunque de seguro serán impactantes. A continuación listamos algunas tendencias (controversiales) que darán forma a las oficinas del futuro:

Hogar dulce hogar a donde quiera que vayas

A juzgar por los anuncios y publicaciones publicitarios que tanto inspiran, trabajar a la distancia (o como se dice en inglés “home office”) es la tendencia más inmediata. Una afirmación que se puede confirmar a partir de lo siguiente: el número de oficinas tiende a crecer cada vez más.

El total de trabajadores que trabajan tiempo completo vía remota en los Estados Unidos no excede del 5%. Sin embargo, cuando se trata de jornadas parciales, cerca del 50% lo hace.

Sin embargo, el boom de las oficinas remotas surgió en la década anterior, cuando el auge de Internet alcanzó su punto máximo, un crecimiento que con el pasar de los años se estabilizó. El total de trabajadores que laboran tiempo completo vía remota en los Estados Unidos no excede del 5%. Sin embargo, cuando se trata de jornadas parciales, cerca del 50% lo hace.

Al mismo tiempo, el trabajo a distancia ocasional está más de moda  y se está popularizando de manera importante. Es común que hoy estés sentado en tu oficina, pero mañana te encuentres preparando una presentación de powerpoint montado en un avión, y que al día siguiente estés respondiendo correos electrónicos en un café. Y las cifras hablan por sí solas: más de la mitad de los norteamericanos suele trabajar así.

¡Oficina para siempre!

Cualquiera que haya trabajado de forma remota, conoce perfectamente el encanto de las visitas, especialmente durante la primera hora.

Sin embargo, numerosos estudios demuestran la importancia de la proximidad física con los compañeros de trabajo para lograr una mayor productividad. Teniendo en cuenta que la tasa de uso del espacio de la oficina, según la consultora Strategy Plus, es, en promedio, el 42%, los espacios abiertos representan un aspecto clave para que los empleados estén mucho más próximos entre sí.

View image on Twitter

Ello no quiere decir necesariamente que tengamos que trabajar y quedarnos estáticos viendo cómo esta tendencia crece, desarticulando la idea de que las oficinas sí pueden aprovechar mejor el espacio y, al mismo tiempo, aumentar la productividad. O al menos es lo que hace la noruega Telenor que implementó este sistema en el 2003. Lo mismo hacen actualmente Google e IBM.

Nos vemos en la máquina de café

Es ampliamente conocido que los lugares en los que más se habla dentro de una empresa no son precisamente en la sala de reuniones, sino más bien en la sala de fumar o en la del café.

Los arquitectos de hoy a cargo del diseño de oficinas toman lo anterior como una ley y lo aplican científicamente. Tanto así, que la tendencia es hacer que los espacios estén organizados de tal manera que permitan la generación de reuniones espontáneas.

¿Cómo funciona ello? Las máquinas de café y los enfriadores de agua, por ejemplo, ya no están más en áreas específicas, sino más bien en puntos donde acuden mayor cantidad de empleados quienes, por añadidura, se ven obligados a conversar con otros (Samsung y Google suelen hacerlo en la actualidad)

Mentir y pensar

Es bastante probable que la ecuación mesa+escritorio desaparezca por completo en breve ¿La razón? No tanto por el aprovechamiento del espacio, sino por la propia salud del empleado.

El estilo de vida sedentario es un enemigo atroz. Por ejemplo, una persona de 45 años de edad que pase 11 horas o más sentado en una silla tiene, de acuerdo a una investigación, 40% más de posibilidades de morir en los próximos 3 años.

RAAAF, un proyecto de arte holandés, decidió resolver dicho dilema haciendo un estudio experimental que llevó por nombre ‘El fin de la sentada’, cuya propuesta se parece más a un parque de juegos que a una oficina tradicional.

Ni uno mismo podría sentarse cómodamente entre una pila de bloques caótica. Pero sí es posible acostarse y pararse, así como acurrucarse en esta clase de espacios. Hacer lo anterior mientras se trabaja se basa en la ausencia que tienen las oficinas convencionales, en las que una persona podría estar cómodamente sentada por un largo período de tiempo.

Para que este experimento fuera lo más parecido a la realidad posible, se le dio la oportunidad a un grupo de jóvenes profesionales de trabajar en un espacio así por tres semanas. Los resultados fueron satisfactorios: laboraron proactivamente.  En la evaluación, los participantes sintieron molestias en sus pies, pero confirmaron haberse sentido más vivos que en los lugares de trabajo convencionales. Hubiese sido interesante mantener la integridad experimental y escuchar la evaluación de los empleados con más edad, pero los expertos, por alguna razón, decidieron saltar este paso.

Pare un segundo ¿quién viene allí?

¡Haz que estos escáneres de retina y huella digitales se vean increíbles y futurísticos! Sin embargo, en una oficina promedio el control de admisión estaría más bien basado en cerraduras electrónicas programables abiertas por, por ejemplo, un teléfono inteligente.

La ventaja de una solución así se encuentra en sus bajos precios – este tipo de cerraduras ya han sido utilizadas en las casas inteligentes. Cada empleado recibiría un perfil de seguridad configurado y utilizaría un certificado digital temporal al ingresar. Simple y elegante (pensemos que en un par de años apenas una sola persona carecería de teléfono inteligente).

El Co-working suena muy bien

Si bien los espacios de co-working son, en su mayoría, para las start-ups, dichos espacios podrían convertirse en la tendencia entre las grandes compañías.

El razonamiento detrás de ello es muy sencillo: los espacios de co-working dan la oportunidad de ahorrar recursos (recordemos el 42% de utilización máxima, ¿no?) y hacer uso del el “efecto máquina de café” en donde la diversidad es la protagonista que, por añadidura, impulsa la productividad.

El creciente auge de los servicios tercerizados facilita el ofrecimiento de infraestructura (informática, conectividad, seguridad, mantenimiento) y generar de un mayor retorno.

***

Si bien estas ideas que presentamos parecen razonables, existen muchas chances de que nuestros descendientes las vivan como un hecho cotidiano. A veces, la realidad se transforma tan rápido que resulta imposible hacer una estimación precisa en torno a su evolución. Solo el tiempo lo dirá.

Traducido por: Maximiliano De Benedetto

Consejos